Programa Radial de los ríos robados

Leer más...

 

 

La Corte/CSJN falló a favor de La Pampa en el reclamo por la represa El Tambolar

La Corte Suprema de Justicia de la Nación, resolvió en consonancia con lo solicitado por la provincia de La Pampa en la acción de amparo ambiental interpuesta contra San Juan y el Estado nacional por la construcción de la represa “El Tambolar” sobre el río San Juan.
 Leer más...
El 4 de octubre de 2018 La Pampa había requerido la intervención de la Corte a fin que ordene el cumplimiento de la Ley General de Ambiente N° 25.688, de Régimen de Gestión Ambiental de Aguas y lo normado por la Ley N° 23.879 de Obras Hidráulicas, previo a la construcción de la mencionada represa que se encuentra ubicada sobre el río San Juan el cual es parte de la cuenca interprovincial del Río Desaguadero-Salado-Chadileuvú-Curacó-Colorado.
 
La sentencia ordena que en el plazo de 30 días la provincia de San Juan informe y respalde con documentación pertinente, todas las actuaciones administrativas relativas a la ejecución de la obra “El Tambolar”, en particular en toda actuación vinculada con los distintos aspectos ambientales del emprendimiento.
 
 Asimismo, requirió que informe todas las actuaciones relativas a los aspectos vinculados con los instrumentos de gestión ambiental que tuviesen relación con la Cuenca del Río Desaguadero-Salado-Chadileuvú-Curacó-Colorado. En particular, deberá informar sobre instancias de participación pública vinculadas con el proyecto, acompañando en su caso la documentación relacionada a dicho tópico.         
 
Por su parte, al Estado Nacional se le requiere que en el plazo de 30 días informe todas las actuaciones relativas a actividades y políticas adoptadas en el seno de la Comisión de Seguimiento de la Región Hídrica del Río Desaguadero-Salado-Chadileuvú-Curacó-Colorado relativas al manejo y gestión integrada de las cuencas hídricas de acuerdo con la regulación vigente.
                               
La acción iniciada por la Provincia de La Pampa, puntualmente solicita a la Corte:

*Se ordene una evaluación de impacto ambiental sobre toda la cuenca hídrica Interjurisdiccional Desaguadero- Salado- Chadileuvú- Curacó- Colorado- que evalúe en su totalidad los impactos de la obra El Tambolar y que el mismo sea sometido a consideración vinculante de todas las provincias integrantes.
*Evaluación ambiental estratégica que contemple las consecuencias ambientales de programa de desarrollo hidroeléctrico sobre el rio San Juan, su afectación al desarrollo sostenible y equilibrado de todas las provincias condóminas.
* Se respete el ejercicio del derecho a la Participación Ciudadana, efectuando para ello Audiencias Públicas Interprovinciales en el marco del procedimiento de la Evaluación del Impacto Ambiental.
*Se ordene evaluar las consecuencias ambientales desde el punto de vista sismológico, geológico, hidrológico, sanitario y ecológico.
*Se ordene reformular el proyecto conforme los resultados obtenidos en las evaluaciones y decisiones tomadas por las provincias intervinientes, respetando los parámetros de protección al ambiente.
* Se ordene la inmediata paralización de la obra “El Tambolar”, hasta tanto se obtengan los estudios ambientales, se ejecuten y aprueben.-

por APN.  28-05-21

--------------------------             ----------------------

Evidente: el río Salado también es pampeano
El día viernes 28 de mayo/21, la Corte Suprema de Justicia falló a favor de La Pampa para frenar la construcción de la represa "La Tambolar" en San Juan. En la columna ambiental de hoy vemos algunos conceptos relacionados con las cuencas hídricas y un detalle del fallo judicial.

En hidrología, para delimitar la influencia de los recursos hídricos se habla de cuencas hidrográficas. La cuenca de un río representa el terreno cuya escorrentía superficial fluye en su totalidad a través de una serie de corrientes, ríos y eventualmente lagos hacia el mar por una única desembocadura, estuario o delta. En Argentina, la cuenca hidrográfica más grande se denomina "Cuenca del Desaguadero". Este río nace en la provincia de La Rioja y tiene una extensión de 1498 kilómetros hasta llegar a La Pampa donde pasa a llamarse Salado. Luego, el río Salado confluye o se une con el río Atuel formando el Chadileuvú, que posteriormente pasa a llamarse Curacó, el cual desemboca en el río Colorado que termina en el mar. De esta manera, tal y como marca la definición, esta cuenca empieza en las altas cumbres y termina en el mar.

Muchas veces suelen subdividirse las grandes cuencas en cuencas más chicas, denominadas subcuencas, aunque por comodidad se las termina llamando cuencas también. De esta manera, existen organismos formados por nación y provincias denominados "comités de cuenca", que representan una suerte de consorcio para el correcto manejo y uso sustentable de las aguas y recursos de las cuencas que formen parte esas provincias. De tal manera, por ejemplo, en La Pampa formamos parte del Comité Interjurisdiccional del Río Colorado (COIRCO) junto con las provincias de Mendoza, Neuquén, Río Negro y Buenos Aires; y del comité de cuenca Comité Interjurisdiccional del Atuel Inferior (CIAI) junto con la provincia de Mendoza.        

Como la cuenca del Desaguadero es tan grande y abarca un gran porcentaje del territorio del país, con una superficie de 300.000 km², se ha optado por subdividirla en cuencas más pequeñas y manejables. Sin embargo, lo que ocurra siempre aguas arriba repercute en lo que pasa aguas abajo. Por esta razón, el Gobierno de La Pampa, en el año 2018, había requerido la intervención de la Corte Suprema de Justicia para que ordene el cumplimiento de la Ley Nacional General de Ambiente Nº 25.675, la Ley de Régimen de Gestión Ambiental de Aguas Nº 25.688 y la Ley Nacional Nº 23.879 de Obras Hidráulicas, previo a la construcción de una represa, llamada "La Tambolar" sobre el río San Juan, que pertenece a la cuenca del Desaguadero-Salado-Chadileuvú-Curacó-Colorado.                      

Esta represa hubiese representado un perjuicio para las provincias aguas abajo, como La Pampa, debido a la posible disminución de los caudales en el río Salado. Sin embargo, esto puede o no ser así y para corroborarlo es necesario realizar previo a cada obra una Evaluación de Impacto Ambiental. Estos estudios tipo diagnóstico reúnen información detallada de la flora, fauna, recursos hídricos, recursos económicos, sociales, políticos y demás para determinar si una obra puede generar o no un perjuicio al ambiente. Recordando siempre que la sociedad es parte del ambiente y el ambiente es parte de la sociedad. Esta futura represa no tenía previsto contar con una Evaluación de Impacto Ambiental integral para toda la cuenca, por lo que La Pampa llama a un recurso de amparo para que se cumplimenten las leyes y se ponga en marcha este gran estudio.

De esta manera, el pasado viernes 28 de mayo, la Corte Suprema de Justicia falló a favor del pedido de La Pampa, por lo que la construcción de la represa "La Tambolar" en la provincia de San Juan ha sido frenada. En el fallo se estipula la obligación de realizar un estudio de impacto ambiental para toda la cuenca del Desaguadero-Salado-Chadileuvú-Curacó-Colorado, evaluar las consecuencias ambientales desde el punto de vista sismológico, geológico, hidrológico, sanitario y ecológico y reformular el proyecto conforme los resultados obtenidos en las evaluaciones y decisiones tomadas por las provincias intervinientes, respetando los parámetros de protección al ambiente.

(*) Ingeniera en Recursos Naturales y Medio Ambiente, UNLPam. Email: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.    

El Diario.   30/05/21

Ing.Héctor Eduardo Gómez: “La Pampa expulsa población y su gran esperanza es desarrollar una zona de riego sobre el río Colorado”

Héctor Eduardo Gómez es egresado de la Facultad de Agronomía UBA y profesor (jubilado) de Microbiología Agrícola de la Universidad de La Pampa donde fue Decano desde 1984 a 1989.
Leer más... 
Hoy es presidente de la Fundación Chadileuvú, una organización dedicada al cuidado del ambiente y “a defender los intereses pampeanos en los ríos que surcaban su geografía y que fueron sustraídos por el Estado Nacional y Mendoza”, describe.

“Los dos ríos interiores de La Pampa, el Atuel y el Salado-Chadileuvú (Desaguadero en San Luís) son cauces secos por la apropiación indebida de Mendoza. Hoy La Pampa es la única provincia del país que no cuenta con ríos internos y de ahí el nacimiento de nuestra ONG. Siempre le interesaron los temas relacionados a la energía y, especialmente, la producción agropecuaria”.
 
-Cuando usted se inició en la profesión, ¿se hablaba de agroecología o de producir sin agroquímicos?
-Me recibí en 1970 y en esos años el término agroecología era desconocido. Sí hablábamos de “agricultura conservacionista”. El uso de agroquímicos era una herramienta más a utilizarse.
-¿Y de siembra directa, apenas?
-En efecto: la palabra SD no se conocía, pero era una premisa muy importante utilizar las técnicas conservacionistas que menos dañaran los suelos y que enriquecieran el contenido de materia orgánica. No quema de rastrojos, incorporación de los residuos de cosecha y labranzas con herramientas poco agresivas.
-¿Cuál es su opinión acerca del avance de la agroecología y de lo orgánico?
-Favorable en la medida que se pueda conjugar un manejo que cuide la salud de las personas, la del suelo y se obtengan rendimientos similares a los actuales.
-¿Le parece que están demonizados los agroquímicos?
-Existe un fundamentalismo creciente en contra del uso de los agroquímicos. Considero que una de las razones es su mal uso o el uso abusivo. Hay evidencias muy convincentes del daño a la salud humana, pero enfrentamos el dilema de que no usarlos hoy es imposible si queremos mantener producciones importantes.
 
-Entonces, ¿no es posible producir grandes extensiones sin químicos?
-Carezco de experiencia directa; transmito la opinión de varios colegas acerca de que para obtener grandes producciones es necesario el uso controlado de agroquímicos.
-En el sector se habla mucho acerca de que el urbano no valora y además desconoce lo que hace el campo. ¿Coincide? Si es así, ¿a qué cree que se debe?
-Siempre ha existido una gran ignorancia de las actividades agropecuarias y sabemos que lo que no se conoce no se valora. Existen mitos arraigados como “Argentina granero del mundo” o la frase “que el país se salva con una buena cosecha”. Dichos mitos reflejan el desconocimiento popular de la realidad del campo argentino y de lo que es el país. Es un problema de educación.
-¿Por qué?
-El ciudadano en su formación no es educado para comprender la realidad del país. Y justamente ese desconocimiento es el que induce a creer en mitos y esloganes que reemplazan la realidad. La inmensa mayoría tiene creencias erradas sobre la actividad del campo y su valor: algunos la sobrevaloran, otros la menosprecian y casi todos la desconocen.
-¿Nos puede mencionar algún tema puntual de La Pampa?
-Es una provincia en que la mayor parte de su territorio es árido y semiárido; la porción más húmeda es el este y sobre todo el noreste. Era una provincia muy ganadera con agricultura, pero en las últimas décadas el corrimiento de la frontera agropecuaria empujó a la ganadería a zonas antes consideradas más marginales. Como provincia que no es industrial, y con una muy interesante producción agraria, tiene limitaciones muy severas de crecimiento económico y poblacional.
-¿Muchos emigran?
-La Pampa expulsa población, sobre todo a los jóvenes. La gran esperanza es desarrollar una zona de riego sobre el río Colorado donde, con riego por pivot, se obtienen muy buenas producciones de alfalfa, maíz y sorgo, y existen algunos feedlot con grandes rendimientos. Al mismo tiempo la horticultura y fruticultura es posible (hay ensayos que lo confirman), existen unas 250 hectáreas de viñedos de alta calidad y un par de bodegas (algunas bodegas mendocinas producen uva en la zona de Casa de Piedra). La posibilidad de crecer sobre el Colorado es inmensa y es la única región que puede cambiar la historia económica de nuestra Provincia.
-Con respecto a la profesión de ingeniero agrónomo, ¿cuál le parece que son los desafíos hoy?
-Los desafíos son los de siempre: los egresados deben tener muy buena formación básica que les permita adaptarse a los cambios tecnológicos del futuro y cuidar el ambiente debe ser un mandamiento casi religioso. Y algo fundamental: mejorar el espíritu crítico de manera tal que permita al agrónomo no ceñirse a recetas y utilizar su creatividad para resolver las situaciones que se presenten en su campo de acción. El desafío es producir más sin dañar el ambiente atendiendo a las necesidades del clima.
-¿Se refiere al cambio climático?
-Así es. La agronomía necesita de más ciencia y de un enfoque sistémico para encarar los nuevos desafíos productivos. Repito un concepto: el tema ambiental es fundamental en todas las actividades humanas; el cambio climático es una realidad que ya se manifiesta muy claramente, y todo parece indicar que se irá agravando. En este contexto, el gran tema futuro es producir sin dañar el ambiente y cómo producir en las nuevas condiciones que el clima impondrá. Es por esa razón que los agrónomos debemos intensificar la formación para ser profesionales que podamos adaptar nuestro arte y ciencia a las nuevas circunstancias que se presenten.-
 por Lola López    21 abril, 2021   Bichos de Campo

Foto histórica de nuestra lucha

LA CUESTION HIDRICA PAMPEANA ALLÁ POR 1970

Leer más...Hace casi media centuria, a comienzos de la década de 1970, tuvo lugar una de las grandes crecidas que afectan periódicamente a la gran cuenca Desaguadero-Salado-Chadileuvú-Curacó. El agua entró en grandes volúmenes a La Pampa, sorprendiendo al ambiente político y periodístico y a un Estado que todavía no contaba con las estructuras oficiales específicas que luego se crearían.

Por la misma época el gobierno provincial había inaugurado el Canal 3, el único de televisión abierta en la provincia. Ese medio producía semanalmente un programa de actualidad, conducido por el jefe del informativo, Ricardo Di Nápoli. La noticia de la gran crecida fue evaluada por él y un colaborador de la emisora, Walter Cazenave, y se decidió realizar un programa para informar y esclarecer con respecto a un tema que por esos años no concitaba, ni remotamente, la atención oficial y popular que hoy sí despierta.

Con ese objetivo fueron convocadas las tres personas que mayor conocimiento tenían del tema: el abogado Antonio Tomás Berhongaray, para abordar el aspecto legal; el profesor Julio Colombato, para hablar de la geografía de la cuenca; y el agrimensor Edgar Morisoli quien se refirió a los aspectos históricos e hidrológicos propiamente dichos. En la conducción de la mesa estuvieron los responsables de la idea, Di Nápoli y Cazenave. La fotografía permite observar el gran mapa de La Pampa con referencias geográficas y económicas que se había instalado en el estudio del canal para respaldar las exposiciones.

“Nuestras vidas son los ríos”

Por aquellos años Edgar Morisoli ya escribía con regularidad artículos en LA ARENA en donde exponía, con su conocida solvencia, sobre los más variados temas y problemas vinculados a los ríos pampeanos. Una serie de esos artículos fue encabezada por un fragmento de una de las más recordadas coplas de Jorge Manrique, el poeta español: «Nuestras vidas son los ríos». El poeta pampeano homenajeaba así a su par español y le daba a nuestro drama regional una dimensión universal. Los memoriosos que pintan canas recuerdan aquellos artículos porque contribuyeron a divulgar una problemática que hasta ese momento era conocida en profundidad por muy pocos.

En cuanto al programa televisivo en Canal 3 hay que recordar que tuvo un notable eco en todos los niveles de la sociedad pampeana y constituyó un antecedente de debate público -acaso el primero- que poco más tarde cristalizaría en las instituciones que comenzaron a bregar por la defensa de los ríos interprovinciales.

Podría decirse que fue una suerte de puntapié inicial para lo que luego sería la asamblea multitudinaria que se autoconvocó en el edificio de la Municipalidad de Santa Rosa para dar nacimiento a la Comisión Provincial de Defensa de los Ríos Pampeanos /COPDRIP, antecedente de lo que unos lustros más tarde sería la Fundación Chadileuvú.

X SS/La Arena. 20-10-20

Cumple 59 años el Ente Provincial del Río Colorado

Leer más...El Ente Provincial del Río Colorado, dependiente del Ministerio de la Producción desde 1962 viene desarrollando acciones en pos del desarrollo productivo en el área bajo riego de la provincia con un aprovechamiento sustentable del Río Colorado.  

El E.P.R.C. cumple un nuevo aniversario y en este contexto de pandemia se redoblan los esfuerzos para seguir trabajando, con un incesante crecimiento de producción en el Área Bajo Riego de La Pampa y el desafío de optimizar el recurso vital del agua que ofrece el Río Colorado.

El Ente Provincial del Río Colorado con sus sedes en Casa de Piedra y 25 de Mayo-, tiene importantes índices de evolución y desarrollo, en cuanto a la promoción y aprovechamiento integral y acelerado del Río Colorado.

En el año de su creación, 1962, comenzó con las obras de riego y desagües para la habilitación de las primeras parcelas, los levantamientos topográficos, los lineamientos para el desarrollo de la ribera pampeana a través del aprovechamiento del río, e importantes planes de obras a ejecutar para lograr lo que finalmente se definiría como el “Programa Provincial de Aprovechamiento del Río Colorado”.

A partir de 1966 el EPRC logra su normalización definitiva con el retorno al sistema democrático en diciembre de 1983, recuperándose la estructura original establecida en 1973, constituida por un Directorio y una Gerencia General.

En La Pampa mediante el decreto 1495/81 el poder ejecutivo provincial asignó las superficies factibles de ser regadas a través de ese instrumento administrativo, ante ello la provincia desarrolló un programa donde acordó las funciones y todas las actividades que pueden realizarse en esas 85.000 hectáreas, donde además destina un programa único para un sistema de riego y la distribución de los caudales que tiene La Pampa de acuerdo al tratado de COIRCO con las demás provincias. A raíz de esto se estableció la construcción y programación de distintas áreas, donde en algunos casos se cuenta con infraestructura de riego y drenaje.

25 de Mayo.

Se llevó a cabo una toma en el Río Colorado donde existe un dique nivelador y obras que derivan al puente dique. El sistema cuenta con el canal matriz, una obra construida de 22 kilómetros, revestida de hormigón, con una capacidad para distribuir el agua de 120 metros cúbicos por segundo.

También están realizadas las obras del sistema de riego y drenaje de sección I, las obras de derivación y alimentación de sección V y las obras de riego del sector II de la sección norte.
El sistema de aprovechamiento de 25 de Mayo abarca unas 46.000 hectáreas. Hoy se encuentran funcionando allí unas 12.000 hectáreas, especialmente con el riego presurizado, que es lo más utilizado.

También se cuenta con el sistema de El Sauzal que ya esta cubierto, son 4.000 hectáreas en las que funciona el riego por manto.

Es importante destacar que a través de la Ley N° 1670 se establece que las tierras pueden ser solicitadas para proyectos productivos. Cuando se trata de superficies menores pueden ser de producción primaria, y cuando superan determinada extensión pueden ser proyectos de carácter industrial.

El EPRC se encarga de la distribución del agua que solicitan los diferentes regantes, para eso se cuenta con «tomeros», que ha solicitud de los productores, van recibiendo y controlando la gestión del agua permanentemente.

En el área de Curacó, zona de Casa de Piedra, donde se habían establecido 12.000 hectáreas, hoy se encuentran 1.000 has sistematizadas, con un sistema de riego presurizado, el agua se entrega por parcela, ya no hay canales, es todo por tubería, para condiciones de riego por goteo, con distintos emprendimientos.

También se cuenta con el  sistema de aprovechamiento del Valle Del Prado, un emprendimiento de cultivos de almendra entre otros. Además del Bajo de los Baguales que comprende  20.000 hectáreas.   

Sección  I
El 60% de la superficie ya está en funcionamiento productivamente con explotaciones forrajeras, elaboración de paletizados y en algún momento se trabajó con alguna alfalfa.

Sección II
Hay proyectos forrajeros y además en algún momento se trabajó en un proyecto hortícola que debido al faltante de mano de obra, se decidió avanzar en un sistema forrajero adaptado a la forma de ser de la gente, es decir se atendía la faz social.

Sección III y IV
En estapa de planificación próximo a concretarse.

Sección  V
Cuenta con más de 6.000 hectáreas que son netamente regables, eso hace que toda la actividad productiva esté en funcionamiento en esa zona. Si bien no está todo con riego presurizado, hay varios proyectos que van en ese sentido.

Puente Dique
Un sistema de compuertas que permite el manejo y la sedimentación, que extrae muchos solventes que trae el río y  permite precipitar. Se toma el pelo de agua superior a nivel del canal matriz y se disminuye mucho la entrada de cuerpos que no precipitan.

Casa de Piedra
Se cuenta con un sistema de agua presurizado y filtrado, el cual se está utilizando en distintos proyectos de viñedos instalados y para una proyección a futuro.

Actualmente hay 20 varietales, en los cuales  no solo  se analiza la cantidad y la calidad de la uva, “sino que – de acuerdo a lo informado por sus autoridades- permanentemente se estudia el agua, la tierra, el clima, la humedad, temperatura”, y todo ello con “el fin de  entregarle al futuro inversor o al interesado en desarrollar su producción en el lugar, un abanico de información como para que estén seguros de lo que es la zona, ya que es bastante desconocida”, con lo cual además de entregarles  las uvas se les otorga  una amplia información del lugar y sus posibilidades .  Todo ello se obtiene a partir de las dos estaciones meteorológicas con que cuenta.

En este momento hay 2 bodegas instaladas y produciendo viñedos. Y también se está avanzando con el proyecto de construcción de una bodega por parte del  gobierno provincial.  

A su vez se están haciendo microparcelas de 4 has. en las que va a producir el sector privado, se trata de inversiones particulares, en las cuales se dedicarán a la producción de nogales, pistachos y duraznos.

Por otro lado se encuentra el Vivero de Casa de Piedra que fue retomado en la gestión del gobernador Sergio Ziliotto donde se pusieron 4 naves, se adecuó todo el exterior, y se está produciendo lechuga, tomate, sandia, melón, acelga, remolacha.  Además de acuerdo a lo informado se está vendiendo la producción y se otorgan los fondos a la escuela primaria y a la secundaria.

Por supuesto que el desafío de las autoridades del EPRC y todo su equipo de trabajo es seguir generando alternativas para el crecimiento de la producción en toda la zona bajo riego.-

La Arena.   28/06/21