Ing.Héctor Eduardo Gómez: “La Pampa expulsa población y su gran esperanza es desarrollar una zona de riego sobre el río Colorado”

Héctor Eduardo Gómez es egresado de la Facultad de Agronomía UBA y profesor (jubilado) de Microbiología Agrícola de la Universidad de La Pampa donde fue Decano desde 1984 a 1989.
Leer más... 
Hoy es presidente de la Fundación Chadileuvú, una organización dedicada al cuidado del ambiente y “a defender los intereses pampeanos en los ríos que surcaban su geografía y que fueron sustraídos por el Estado Nacional y Mendoza”, describe.

“Los dos ríos interiores de La Pampa, el Atuel y el Salado-Chadileuvú (Desaguadero en San Luís) son cauces secos por la apropiación indebida de Mendoza. Hoy La Pampa es la única provincia del país que no cuenta con ríos internos y de ahí el nacimiento de nuestra ONG. Siempre le interesaron los temas relacionados a la energía y, especialmente, la producción agropecuaria”.
 
-Cuando usted se inició en la profesión, ¿se hablaba de agroecología o de producir sin agroquímicos?
-Me recibí en 1970 y en esos años el término agroecología era desconocido. Sí hablábamos de “agricultura conservacionista”. El uso de agroquímicos era una herramienta más a utilizarse.
-¿Y de siembra directa, apenas?
-En efecto: la palabra SD no se conocía, pero era una premisa muy importante utilizar las técnicas conservacionistas que menos dañaran los suelos y que enriquecieran el contenido de materia orgánica. No quema de rastrojos, incorporación de los residuos de cosecha y labranzas con herramientas poco agresivas.
-¿Cuál es su opinión acerca del avance de la agroecología y de lo orgánico?
-Favorable en la medida que se pueda conjugar un manejo que cuide la salud de las personas, la del suelo y se obtengan rendimientos similares a los actuales.
-¿Le parece que están demonizados los agroquímicos?
-Existe un fundamentalismo creciente en contra del uso de los agroquímicos. Considero que una de las razones es su mal uso o el uso abusivo. Hay evidencias muy convincentes del daño a la salud humana, pero enfrentamos el dilema de que no usarlos hoy es imposible si queremos mantener producciones importantes.
 
-Entonces, ¿no es posible producir grandes extensiones sin químicos?
-Carezco de experiencia directa; transmito la opinión de varios colegas acerca de que para obtener grandes producciones es necesario el uso controlado de agroquímicos.
-En el sector se habla mucho acerca de que el urbano no valora y además desconoce lo que hace el campo. ¿Coincide? Si es así, ¿a qué cree que se debe?
-Siempre ha existido una gran ignorancia de las actividades agropecuarias y sabemos que lo que no se conoce no se valora. Existen mitos arraigados como “Argentina granero del mundo” o la frase “que el país se salva con una buena cosecha”. Dichos mitos reflejan el desconocimiento popular de la realidad del campo argentino y de lo que es el país. Es un problema de educación.
-¿Por qué?
-El ciudadano en su formación no es educado para comprender la realidad del país. Y justamente ese desconocimiento es el que induce a creer en mitos y esloganes que reemplazan la realidad. La inmensa mayoría tiene creencias erradas sobre la actividad del campo y su valor: algunos la sobrevaloran, otros la menosprecian y casi todos la desconocen.
-¿Nos puede mencionar algún tema puntual de La Pampa?
-Es una provincia en que la mayor parte de su territorio es árido y semiárido; la porción más húmeda es el este y sobre todo el noreste. Era una provincia muy ganadera con agricultura, pero en las últimas décadas el corrimiento de la frontera agropecuaria empujó a la ganadería a zonas antes consideradas más marginales. Como provincia que no es industrial, y con una muy interesante producción agraria, tiene limitaciones muy severas de crecimiento económico y poblacional.
-¿Muchos emigran?
-La Pampa expulsa población, sobre todo a los jóvenes. La gran esperanza es desarrollar una zona de riego sobre el río Colorado donde, con riego por pivot, se obtienen muy buenas producciones de alfalfa, maíz y sorgo, y existen algunos feedlot con grandes rendimientos. Al mismo tiempo la horticultura y fruticultura es posible (hay ensayos que lo confirman), existen unas 250 hectáreas de viñedos de alta calidad y un par de bodegas (algunas bodegas mendocinas producen uva en la zona de Casa de Piedra). La posibilidad de crecer sobre el Colorado es inmensa y es la única región que puede cambiar la historia económica de nuestra Provincia.
-Con respecto a la profesión de ingeniero agrónomo, ¿cuál le parece que son los desafíos hoy?
-Los desafíos son los de siempre: los egresados deben tener muy buena formación básica que les permita adaptarse a los cambios tecnológicos del futuro y cuidar el ambiente debe ser un mandamiento casi religioso. Y algo fundamental: mejorar el espíritu crítico de manera tal que permita al agrónomo no ceñirse a recetas y utilizar su creatividad para resolver las situaciones que se presenten en su campo de acción. El desafío es producir más sin dañar el ambiente atendiendo a las necesidades del clima.
-¿Se refiere al cambio climático?
-Así es. La agronomía necesita de más ciencia y de un enfoque sistémico para encarar los nuevos desafíos productivos. Repito un concepto: el tema ambiental es fundamental en todas las actividades humanas; el cambio climático es una realidad que ya se manifiesta muy claramente, y todo parece indicar que se irá agravando. En este contexto, el gran tema futuro es producir sin dañar el ambiente y cómo producir en las nuevas condiciones que el clima impondrá. Es por esa razón que los agrónomos debemos intensificar la formación para ser profesionales que podamos adaptar nuestro arte y ciencia a las nuevas circunstancias que se presenten.-
 por Lola López    21 abril, 2021   Bichos de Campo

Foto histórica de nuestra lucha

LA CUESTION HIDRICA PAMPEANA ALLÁ POR 1970

Leer más...Hace casi media centuria, a comienzos de la década de 1970, tuvo lugar una de las grandes crecidas que afectan periódicamente a la gran cuenca Desaguadero-Salado-Chadileuvú-Curacó. El agua entró en grandes volúmenes a La Pampa, sorprendiendo al ambiente político y periodístico y a un Estado que todavía no contaba con las estructuras oficiales específicas que luego se crearían.

Por la misma época el gobierno provincial había inaugurado el Canal 3, el único de televisión abierta en la provincia. Ese medio producía semanalmente un programa de actualidad, conducido por el jefe del informativo, Ricardo Di Nápoli. La noticia de la gran crecida fue evaluada por él y un colaborador de la emisora, Walter Cazenave, y se decidió realizar un programa para informar y esclarecer con respecto a un tema que por esos años no concitaba, ni remotamente, la atención oficial y popular que hoy sí despierta.

Con ese objetivo fueron convocadas las tres personas que mayor conocimiento tenían del tema: el abogado Antonio Tomás Berhongaray, para abordar el aspecto legal; el profesor Julio Colombato, para hablar de la geografía de la cuenca; y el agrimensor Edgar Morisoli quien se refirió a los aspectos históricos e hidrológicos propiamente dichos. En la conducción de la mesa estuvieron los responsables de la idea, Di Nápoli y Cazenave. La fotografía permite observar el gran mapa de La Pampa con referencias geográficas y económicas que se había instalado en el estudio del canal para respaldar las exposiciones.

“Nuestras vidas son los ríos”

Por aquellos años Edgar Morisoli ya escribía con regularidad artículos en LA ARENA en donde exponía, con su conocida solvencia, sobre los más variados temas y problemas vinculados a los ríos pampeanos. Una serie de esos artículos fue encabezada por un fragmento de una de las más recordadas coplas de Jorge Manrique, el poeta español: «Nuestras vidas son los ríos». El poeta pampeano homenajeaba así a su par español y le daba a nuestro drama regional una dimensión universal. Los memoriosos que pintan canas recuerdan aquellos artículos porque contribuyeron a divulgar una problemática que hasta ese momento era conocida en profundidad por muy pocos.

En cuanto al programa televisivo en Canal 3 hay que recordar que tuvo un notable eco en todos los niveles de la sociedad pampeana y constituyó un antecedente de debate público -acaso el primero- que poco más tarde cristalizaría en las instituciones que comenzaron a bregar por la defensa de los ríos interprovinciales.

Podría decirse que fue una suerte de puntapié inicial para lo que luego sería la asamblea multitudinaria que se autoconvocó en el edificio de la Municipalidad de Santa Rosa para dar nacimiento a la Comisión Provincial de Defensa de los Ríos Pampeanos /COPDRIP, antecedente de lo que unos lustros más tarde sería la Fundación Chadileuvú.

X SS/La Arena. 20-10-20

LA FUNDACIÓN CHADILEUVÚ/FUCHAD CELEBRA UN NUEVO ANIVERSARIO DE SU CREACIÓN

Leer más...La Fundación Chadileuvú cumple -28/Julio/20- un nuevo aniversario desde su fundación, el cual los encontró en su nueva sede de la calle Pampa 369, en el barrio Villa Alonso. «Un 28 de Julio, hace 36 años, un grupo de instituciones y miembros de la comunidad santarroseña firmaron el acta constitutiva de la Fundación Chadileuvú. Este acto inaugural plasmó una toma de conciencia ciudadana en relación con la importancia de nuestro patrimonio hídrico», sostuvieron desde la entidad en un parte de prensa.

El texto recordó que el primer paso hacia la Fuchad fue la Comisión Popular de Ríos Interprovinciales (Copdrip). «Por entonces la provincia ya había sufrido el cercenamiento del Atuel y cifraba grandes esperanzas en el desarrollo de una importante área de riego en 25 de Mayo, a la vera del río Colorado y con escaso caudal aún corría cortando como un tajo nuestro territorio el Salado/Chadileuvú», afirmaron.

Ríos y ecosistemas.
«La Fundación Chadileuvú puede dar cuenta de una profusa historia en la cual personalidades de la ciudadanía pampeana como Víctor Arriaga, Héctor Torroba, Edgar Morisoli, Raúl Celso D´Atri y Leopoldo Casal tuvieron un rol descollante. Con los años, a la defensa de los ríos se agregó como objetivo el cuidado de los ecosistemas de La Pampa», explicaron.

En un repaso por las acciones más destacadas de la ONG ambiental, sus actuales miembros mencionaron en primer lugar la acción jurídica de denuncia contra YPF por la contaminación del río Colorado interpuesta con antelación a la Reforma Constitucional de 1994, cuando aún no existía en el país una legislación ambiental.

Ante la Corte.
En segundo término nombraron el recurso de la Fuchad ante la Corte Suprema de Justicia de la Nación (CSJN) por el daño ambiental ocasionado por el corte del río Atuel; y la acción ante el Tribunal Latinoamericano del Agua y la Relatoría del Agua de las Naciones Unidas, por el mismo motivo. «Más recientemente la interposición de un amparo ambiental ante la CSJN solicitando la realización del Estudio de Impacto Ambiental en toda la cuenca del río Colorado, previo a cualquier acción por parte de la provincia de Mendoza relacionada con la construcción de la represa Portezuelo del Viento», indicaron.

Otros hitos de la Fundación fueron las acciones de extensión cultural referidas al patrimonio hídrico provincial y el medio entre la que citaron los Congresos del Medio Ambiente para estudiantes secundarios donde participaban alumnos de toda la provincia, los cursos sobre Medio Ambiente para adolescentes y docentes provinciales, realizados en asociación con Utelpa, la creación en el ámbito de la UNLPam de la Cátedra Libre Extracurricular de Recursos Hídricos Pampeanos, y los seminarios y conferencias impartidas por referentes de la Fuchad en toda la geografía pampeana.

Acción coordinada.
«A partir de 2016 nuestra Fundación comenzó a actuar de manera coordinada con el gobierno provincial en los temas hídricos. Se obtuvieron así algunos logros dignos de destacar, como la exigencia por parte de Coirco de la realización de un estudio integral de impacto ambiental sobre la cuenca del río Colorado. También -y de gran significación– el fallo de la CSJN que obliga a Mendoza a aportar un caudal provisorio de 3,2 m3/seg en el Atuel. Después de más de siete décadas de lucha por parte de toda la ciudadanía pampeana nos llena de optimismo el camino recorrido y los resultados que se obtuvieron», reflexionaron.

Leer más...Respecto a la nueva sede, desde la Fuchad destacaron que fue un anhelo de muchos años para todos los integrantes de la Fundación y adjudicaron el logro «al aporte generoso de su primer presidente, el escribano Víctor Arriaga».-

La Pampa y Mendoza cerraron sin acuerdo las negociaciones por el Atuel

Las  conversaciones en la CIAI están terminadas. Con el plazo de la Corte Suprema agotado al próximo 14 de diciembre,  la presentación de ambas provincias será por separado el18 de diciembre/20.

Leer más...“No hubo acuerdo en lo sustancia ni en el Estatuto ni en las obras.  Y habrá presentaciones por separado”, dijo el secretario de recursos Hidricos Néstor Lastiri para confirmar que ya no habrá un acuerdo por el caudal y las orbas en el plazo de 90 días que impuso la Corte Suprema.

Tampoco la Nación se integra a un acuerdo, por lo que también realizará un pronunciamiento aparte.

El plazo de 90 días establecido en el fallo del 16 de julio de 2020 (que ratificó la interprovincialidad del Atuel y fijo un caudal mínimo de 3,2 metros cúbicos por segundo), caducaba el 10 diciembre inicialmente. Pero con los feriados y ferias judiciales, se llevó al 14 de diciembre. Ahora el 18 de diciembre, La Pampa y Mendoza (lo único que acordaron) realizarán la presentación de su postura por separado.        

Tal vez el último intento de acercamiento fue entre el gobernador Sergio Ziliotto y el mandatario mendocino Rodolfo Suárez. Ambos se cruzaron en la foto del anuncio del Consenso Fiscal. Las fotos que trascendieron desde Presidencia los muestran dialogando cuando el lote de gobernadores se “desarmaba” luego del retrato conjunto.

“Nos pusimos de acuerdo en los desacuerdos”, dijo el secretario Lastiri cuando transcurrían las negociaciones en la CIAI (Comisión Interprovincial del Atuel Inferior).

Esa comisión integrada por reprsentantes de La Pampa, Mendoza y la Nación debían redactar un estatuto de cuenca, y determinar las obras que se debían hacer para asegurar el cumplimiento de la entrega de 3,2 m3/s de caudal en el territorio pampeano.

Pero allí surgió una gran diferencia en la interpretación del fallo: para La Pampa la entrega de agua debía ser inmediata, para después acordar obras; mientras que para Mendoza primero debían acordarse las obras para llegar a ese caudal mínimo en el límite del territorio pampeano.

Esa diferencia, medular, nunca se zanjó, lo que prácticamente bloqueó las conversaciones.

Es decir, La Pampa y Mendoza no acordaron cuáles son las obras necesarias para asegurar el caudal mínimo.

Tal vez por los pronunciamientos de los funcionarios pampeanos y mendocinos hay un punto de acuerdo que no estaría plasmado pero que surge de esas definiciones: debe mejorar la eficiencia del riego en territorio mendocino. Esto hasta lo reconoció el jurista Aldo Guarino Arias (cuyas posturas negando el derecho de La Pampa sobre el Atuel son retrógradas, arcaicas y sin sustento), quien habló de la obligación de Mendoza de mejorar la eficiencia en el riego.

Lastiri, en el mes de noviembre, explicó el trabajo que realizó la parte pampeana: “estamos trabajando a todo vapor, estamos haciendo una modelación de la cuenca para ver caudales en cada tramo, en muchas cosas del Estatuto estamos de acuerdo, pero en el punto principal hay que ver qué pasa.... está casi todo redactado, pero no está el artículo principal y es el que tiene que decir si Mendoza va a entregar agua o no”.

Ahora ya no hay acuerdo posible en ese punto, porque Mendoza no accedió a la entrega de agua.

El funcionario pampeano admitió “que hay un fuerte participación de Nación, sí... eso es cierto. Y otro tema que me consultaron fue si La Pampa tenía puesto algo en el Presupuesto".

"Nosotros todos los años es algo sobre lo que se guarda una previsión, siempre se han puesto fondos para atender alguna obra... este año creo que fueron 9 millones. Pero, además, las obras entre Mendoza y La Pampa tienen un programa específico de Nación para el financiamiento”, concluyó.

Lastiri negó en esa oportunidad que hubiera negociaciones secretas y partidas destinadas a las obras acordadas, como trascendió en Mendoza.

El ministro de Infraestructura de Mendoza, Mario Isgró dijo que la suma que debería poner La Pampa sería de 300 millones de pesos. Ahora no hay obras acordadas y esto quedará reflejado en la presentación del 18 de diciembre.

Sin llegar a un acuerdo por el río Atuel, La Pampa y Mendoza tienen otro conflicto por la construcción de la represa Portezuelo del Viento. La Pampa no se niega a su construcción, pero ha dilatado el avance al oponerse en el COIRCO. Reclamó que se haga un nuevo estudio de impacto ambiental. Mientras, Mendoza sigue con la licitación y la Nacion con el envío de fondos que son parte de un acuerdo por deudas con la provincia cuyana.-


El Diario.  08/12/20