Nuevo Secretario de Minería de la Nación

Se trata de Luis Lucero, abogado especializado en recursos naturales. Lucero tiene como especialidad el derecho de los recursos naturales y con amplia experiencia en financiamiento de proyectos, en materia societaria, y en arbitrajes y litigios complejos.
Leer más...
El Gobierno informó que el abogado especializado Luis Lucero será el secretario de Minería y reemplazará así a Flavia Royón, que había sido despedida del gabinete hace un mes y medio. “Lucero, que tiene como especialidad el derecho de los recursos naturales y con amplia experiencia en financiamiento de proyectos, en materia societaria, y en arbitrajes y litigios complejos, será designado Secretario de Minería de la Nación”, explicó un comunicado oficial. “El Dr. Lucero recibió el título de abogado de la Universidad de Buenos Aires; cursó un Posgrado en Derecho Empresario de la Universidad Argentina de la Empresa, y luego varios cursos y seminarios de especialización, destacándose los realizados en temas de politica de gobierno y estrategia corporativa en minería en la Universidad de Dundee; en negociación en Harvard Law School; en fundamentos de ciencias de la organización tanto en Columbia Business School como en la Universidad de Cambridge. Lucero además recibió el título de Master of Arts, con honores, por University College London (UCL)”. “Ex-socio del estudio jurídico Marval O’Farrell Mairal y, anteriormente, de muy importantes estudios jurídicos del país, también se desempeñó como consultor en derecho extranjero en Pillsbury Winthrop Shaw Pittman en los Estados Unidos y ha ocupado posiciones en el directorio y comisiones fiscalizadoras de diversas empresas mineras, distribuidoras de gas, industriales y financieras. “El nuevo Secretario de Minería ha expuesto en diversas instituciones nacionales e internacionales sobre temas vinculados a la industria minera y financiamiento de proyectos, destacándose el Center for Energy, Petroleum, Mineral Law and Policy, University of Dundee, donde fue nombrado Honorary Lecturer por el período Octubre 2010 a Septiembre 2013; la Rocky Mountain Mineral Law Foundation; y el United Stated Geological Survey, y ha sido reconocido como un profesional destacado en su área de práctica por numerosas publicaciones locales e internacionales”, mencionaron desde el Ministerio de Economía. El puesto de titular de la Secretaría de Minería había quedado vacante el 10 de febrero. Ese día la Casa Rosda comunicó la renuncia de Flavia Royón, que había permanecido como funcionaria tras el cambio de gobierno, habiendo sido parte del gabinete de Sergio Massa. El motivo detrás de los despidos fue la caída de la Ley Ómnibus, el proyecto de ley llamado “Bases y Puntos de Partida para la Libertad de los Argentinos” que había presentado el Poder Ejecutivo con la intención de reorganizar la estructura económica, seguridad y defensa, salud pública, entre otros. Tras confirmar su renuncia, Royón remarcó: “Seguiré trabajando por el futuro de mi provincia y de mi país”. De la misma manera, la ingeniera industrial descartó cualquier tipo de resentimiento al manifestar que “le deseo el mayor de los éxitos en la gestión para lograr el desarrollo de nuestro país en general y de la minería en particular”. El caso de Royón fue acompañado por el de Osvaldo Giordano, que ocupó dos meses el sillón principal de Anses y que fue despedido, también, tras el fracaso del tratamiento de la ley ómnibus. El caso de Giordano sumó otras particularidades que motivaron la decisión de que abandonara la administración del organismo estatal, puesto que no solo fue señalado por ser uno de los hombres de confianza de Juan Schiaretti y el actual gobernador de Córdoba, Martín Llaryora, sino que su esposa, Alejandra Torres, fue una de las diputadas que votó en contra de la ley.
INFOBAE. 24-03-24

La sequía y el mal uso y gestión del agua

Según la Organización de Naciones Unidas, se estima que para 2050 las sequías afecten a más de las tres cuartas partes del mundo. ¿Cómo ayudar a conservar y proteger el agua?
Leer más...
La sequía no es una cuestión netamente ambiental o climática, sino que está íntimamente relacionada con la seguridad alimentaria. La escasez de agua representa un riesgo cada vez más grande para la producción y la disponibilidad de alimentos en todo el mundo.
La sequía es uno de los grandes impedimentos para el desarrollo sostenible. Muchas veces relacionamos esta problemática con los países en vías de desarrollo y el sur global. Sin embargo, cada vez son más los países del Norte afectados.
Según la Organización de Naciones Unidas, se estima que para 2050 las sequías afecten a más de las tres cuartas partes del mundo, en parte, por el crecimiento poblacional y el avance del cambio climático. La cantidad y la prolongación de las sequías aumentaron un 29% desde 2000 y hay más de 2.300 millones de personas que sufren la escasez de agua. Además, la sequía también puede desencadenar una serie de impactos socioeconómicos negativos. Por ejemplo, la falta de agua y la reducción de la producción agrícola pueden llevar a la pérdida de empleos en el sector agrícola, lo que a su vez puede aumentar la pobreza, además de la inseguridad alimentaria.
Por otro lado, los precios de los alimentos pueden aumentar por la escasez de oferta, lo que dificulta el acceso de las personas más vulnerables a una alimentación sana, nutritiva y completa. El aumento de las temperaturas altera los patrones de precipitación y todo el ciclo del agua. Es decir que, si bien el cambio climático no es el responsable de las sequías, sí empeora la situación. Otros factores importantes a destacar son la deforestación y el mal uso y gestión del agua, sobre todo en procesos productivos, que no colaboran con la conservación de este bien tan preciado. El modelo de producción de alimentos actual también es responsable de las sequías. Si bien depende de una gestión responsable tanto del agua como del suelo, representa el 70% del total del consumo de agua dulce. Tenemos que empezar a producir de una manera que conserve el agua, que la use de manera más sostenible e inteligente, que asegure el acceso suficiente y equitativo a los alimentos a nivel global, y que ayude a la agricultura a adaptarse al cambio climático, e inclusive a mitigarlo. Además de las buenas prácticas y mejores tecnologías para el manejo del agua, como la modernización del riego, el almacenamiento del agua de lluvia, la reutilización de aguas residuales y el control de la contaminación, hay otras cuestiones a tener en cuenta en la industria agroganadera.
La rotación de cultivos, el uso de abonos orgánicos, la conservación del suelo y las buenas prácticas para el mejoramiento de su estructura, son un buen punto de partida para migrar a modelos más amigables con el entorno. Pero la acción individual también cuenta. Algunas de estas buenas prácticas podemos trasladarla de la industria a la vida cotidiana, y podemos incorporar algunos otro hábitos que nos van a ayudar a conservar y proteger el agua:
• El ahorro del agua en los hogares es esencial. No siempre somos conscientes del esfuerzo y el costo, tanto ambiental como económico, de llevar el agua potable hasta nuestros grifos. Abrir la canilla y que salga el agua, es un lujo y hay que valorarlo como tal. No cuesta nada cerrar esas canillas cuando lavamos los platos, nos cepillamos los dientes, entre otros.
• También podemos recolectar agua, no solamente de lluvia, sino también de la ducha mientras esperamos que se caliente, o de las ollas donde hervimos alguna verdura, y luego reutilizarla para regar nuestras plantas.
• El almacenamiento de agua de lluvia también es válido para los hogares, no hace falta que tengamos una industria o edificio entero, podemos instalar fácilmente un colector de agua de lluvia en nuestras casas.
• Reduciendo el desperdicio de alimentos, también mejoramos la situación, tanto de la escasez de agua como de la seguridad alimentaria. Planificar nuestras comidas, comprar solamente lo necesario, reutilizar aquellas partes de los alimentos que solemos descartar y no discriminar a los alimentos por la apariencia sino elegirlos por la calidad real, son algunas de las acciones que nos pueden ayudar a reducir el desperdicio innecesario y generar un impacto positivo enorme.
• Elegir alimentos agroecológicos y apoyar a los productores locales, es apostar a la conservación de los recursos y a la vida.
• Evitar productos químicos que puedan contaminar el agua, también es esencial. Podemos elegir alternativas biodegradables para la higiene personal y la limpieza del hogar.
Y, por supuesto, siempre la educación resulta esencial para avanzar hacia el desarrollo sostenible. Es imprescindible que nos hagamos cargo de nuestro papel en la protección, la conservación y la regeneración de los ecosistemas. Además, la sequía también puede desencadenar una serie de impactos socioeconómicos negativos. Por ejemplo, la falta de agua y la reducción de la producción agrícola pueden llevar a la pérdida de empleos en el sector agrícola, lo que a su vez puede aumentar la pobreza, además de la inseguridad alimentaria.
Por otro lado, los precios de los alimentos pueden aumentar por la escasez de oferta, lo que dificulta el acceso de las personas más vulnerables a una alimentación sana, nutritiva y completa. El aumento de las temperaturas altera los patrones de precipitación y todo el ciclo del agua. Es decir que, si bien el cambio climático no es el responsable de las sequías, sí empeora la situación. Otros factores importantes a destacar son la deforestación y el mal uso y gestión del agua, sobre todo en procesos productivos, que no colaboran con la conservación de este bien tan preciado. El modelo de producción de alimentos actual también es responsable de las sequías. Si bien depende de una gestión responsable tanto del agua como del suelo, representa el 70% del total del consumo de agua dulce. Tenemos que empezar a producir de una manera que conserve el agua, que la use de manera más sostenible e inteligente, que asegure el acceso suficiente y equitativo a los alimentos a nivel global, y que ayude a la agricultura a adaptarse al cambio climático, e inclusive a mitigarlo.
Además de las buenas prácticas y mejores tecnologías para el manejo del agua, como la modernización del riego, el almacenamiento del agua de lluvia, la reutilización de aguas residuales y el control de la contaminación, hay otras cuestiones a tener en cuenta en la industria agroganadera.
La rotación de cultivos, el uso de abonos orgánicos, la conservación del suelo y las buenas prácticas para el mejoramiento de su estructura, son un buen punto de partida para migrar a modelos más amigables con el entorno.
Pero la acción individual también cuenta. Algunas de estas buenas prácticas podemos trasladarla de la industria a la vida cotidiana, y podemos incorporar algunos otro hábitos que nos van a ayudar a conservar y proteger el agua:
• El ahorro del agua en los hogares es esencial. No siempre somos conscientes del esfuerzo y el costo, tanto ambiental como económico, de llevar el agua potable hasta nuestros grifos. Abrir la canilla y que salga el agua, es un lujo y hay que valorarlo como tal. No cuesta nada cerrar esas canillas cuando lavamos los platos, nos cepillamos los dientes, entre otros.
• También podemos recolectar agua, no solamente de lluvia, sino también de la ducha mientras esperamos que se caliente, o de las ollas donde hervimos alguna verdura, y luego reutilizarla para regar nuestras plantas.
• El almacenamiento de agua de lluvia también es válido para los hogares, no hace falta que tengamos una industria o edificio entero, podemos instalar fácilmente un colector de agua de lluvia en nuestras casas.
• Reduciendo el desperdicio de alimentos, también mejoramos la situación, tanto de la escasez de agua como de la seguridad alimentaria. Planificar nuestras comidas, comprar solamente lo necesario, reutilizar aquellas partes de los alimentos que solemos descartar y no discriminar a los alimentos por la apariencia sino elegirlos por la calidad real, son algunas de las acciones que nos pueden ayudar a reducir el desperdicio innecesario y generar un impacto positivo enorme.
• Elegir alimentos agroecológicos y apoyar a los productores locales, es apostar a la conservación de los recursos y a la vida.
• Evitar productos químicos que puedan contaminar el agua, también es esencial. Podemos elegir alternativas biodegradables para la higiene personal y la limpieza del hogar.
Y, por supuesto, siempre la educación resulta esencial para avanzar hacia el desarrollo sostenible. Es imprescindible que nos hagamos cargo de nuestro papel en la protección, la conservación y la regeneración de los ecosistemas.-

Por Maite Durietz Ambito Financiero. 23-03-24

 

 

Si largan agua del Atuel no se afectan sus reservorios: la simulación de erogación que echa por tierra las excusas de Mendoza

El secretario de Recursos Hídricos, José Gobbi, explicó a Diario Textual por qué no se afectarían los reservorios en los embalses de Mendoza si la vecina provincia cumple el fallo de la Corte Suprema y entrega los 3,2 metros cúbicos de agua por segundo del río Atuel a La Pampa. Dijo que un balance de simulación de erogación echó por tierra los argumentos mendocinos del déficit hídrico de la cuenca.
Leer más...
“En el informe de la Comisión Interprovincial del Atuel Inferior se compararon las reservas en los embalses, es decir la cantidad de agua que dispone Mendoza mes a mes en Valle Grande bajo lo que sería el manejo habitual que hace en el año hídrico, versus la misma situación pero cumpliendo el fallo de la Corte. Y lo que demostramos en ese análisis es que cumplir con el fallo no significa una alteración, ni una disminución significativa de las aguas que quedan en los reservorios, sobre todo lo que sería a la entrada de la primavera, que es agosto o septiembre, cuando empieza la temporada de riego, donde los embalses tienen mucha agua disponible”, explicó Gobbi. “El estudio confirma que nunca disminuyen (los embalses) en forma significativa, ni mucho menos disminuye su nivel como para afectar cuestiones operativas, entonces en el sistema agua siempre hay y cumplir con el fallo por parte de Mendoza no le altera nada la posibilidad de cubrir la demanda y usos que hace del agua del Atuel. Es decir, está en condiciones de acatar el fallo, pero no lo hace por falta de voluntad y decisión política”, agregó el secretario. Simulación de erogación. Para el estudio de la CIAI se adicionaron a las erogaciones que se presuponen para 2024 desde Valle Grande los 3,2m3/s con un adicional del 25% por las pérdidas que ocurren en la conducción y flujo por el tramo del cauce del río Atuel hasta La Pampa. El balance de esta simulación de erogación relacionado con el ingreso estimado a los embalses permitió obtener el volumen simulado de manera mensual. En esa proyección de los volúmenes mensuales se tomó como referencia a los años 2016-2017, los cuales muestran marcada semejanza con la situación actual.

Lo mismo se hizo con las erogaciones, que responden directamente a las demandas del sistema de riego, las cuales pueden asociarse a las de aquel período. Las reservas no disminuyen Los resultados, si bien son proyecciones orientativas según la situación hídrica del año 2024, revelaron que, si la erogación del caudal para cumplir con el fallo de la CSJN comienza a efectuarse de inmediato, las reservas del sistema de embalses del Atuel no se ven afectadas, dado que se llega a alcanzar el 88% (310Hm3) de reservas previo al inicio del riego en agosto de 2024. Otro de los puntos a resaltar es que, pese a tener un incremento en la erogación desde Valle Grande para cumplir con los 3,2 m3/s en La Pampa, las reservas nunca disminuyen más allá de lo aceptable según los niveles operativos ni ponen en peligro los usos asumidos a la fecha por Mendoza.

TEXTUAL.com. 25 de abril de 2024

Primera Reunión 2024 de COIRCO

Leer más...El Secretario de Recursos Hídricos, José Gobbi, y el representante alterno ante COIRCO, Juan Greco, participaron de la primera reunión anual del comité ejecutivo del COIRCO, que se llevó a cabo de manera virtual.
El encuentro estuvo encabezado por el presidente del Comité Ejecutivo de COIRCO, el pampeano Javier Schlegel.

Además participaron Fernando Bodoira y Silvina Guidi, en representación de Río Negro; Ramiro Vergara y Mauricio Pereyra, de Buenos Aires; Horacio Carballo y Raúl Palavecino, de Neuquén; por parte de Mendoza se hizo presente el nuevo representante alterno Facundo Díaz Araujo y como titular se nombró a María Teresa Baudí.

El punto principal de desarrollo en el temario fue el análisis del estado de situación de la Presa Casa de Piedra, y el desarrollo del programa de riego vigente, con la verificación de la actual situación y la disponibilidad de agua, aguas abajo de Casa de Piedra para los meses de marzo y abril.

El resto del temario correspondió a un informe general en función de la presencia de nuevas autoridades, sin temas de relevancia respecto de los ya habitualmente tratados en este comité y sin novedades específicas respecto a Portezuelo del Viento, Mina Potasio Río Colorado, El Azufre y Cañadón Amarillo en los cuales La Pampa ha solicitado informes y las nuevas autoridades lo dispondrán en las próximas reuniones.

El DiarioEL DIARIO 02-03-24

Lluvias y deshielos en Mendoza: qué pasa con el agua que los diques no pudieron contener

Leer más...Este verano fue atípico para la Provincia de Mendoza, que desde hace más de una década se mantiene en crisis hídrica. A dónde va el agua que los embalses no pueden “guardar”.

En estos meses de verano se registraron crecidas en los ríos de la Provincia de Mendoza, producto de las olas de calor que aceleraron los deshielos. Es una postal que desde hace mucho tiempo no se veía en una provincia atravesada por una crisis hídrica que se convirtió en la normalidad en la última década. Ese mayor caudal llevó a que ríos, arroyos y lagunas secas volvieran a llevar agua. Sin embargo, gran parte de ese agua no se pudo contener en los diques.

Tanto como sorprendieron las lagunas de Guanacache y del Rosario llenas en Lavalle, muchos vieron con asombro cómo ríos y arroyos que estaba secos volvieron a convertirse en cauces con agua. Esto puso en evidencia muchas cosas. Por un lado, el impacto del cambio climático, y por otro el riesgo aluvional que existe y que muchas veces no es tenido en cuenta, sobre todo en proyectos inmobiliarios. El dique Potrerillos llegó a su máximo nivel, por lo que debieron abrirse las compuertas para liberar todo ese excedente atípico. Ese agua se derivó a la central hidroeléctrica Álvarez Condarco, al dique Cipolletti, desde allí al sistema de riego Canal Cacique Guaymallén, a la planta potabilizadora y el resto se liberó a los ríos. Por eso es que en las últimas semanas se registraron caudales muy grandes. "Teníamos planificado la cota máxima del embalse para marzo, pero se adelantó a enero", explicó el jefe de Distribución del río Mendoza, Carlos Sánchez. Además, explicó que "una vez que se llena, se abren las compuertas porque no se puede contener". Esto quedó evidenciado sobre todo el secano lavallino y arroyos que muchos pensaban "extintos" y cobraron vida nuevamente.


Lluvias y deshielos: qué pasa con el agua que los diques no pudieron contener

Claramente esto es atípico por la situación que Mendoza venía registrando desde hace una década. "La distribución del agua depende de las temperaturas. Las ondas de calor de larga intensidad aceleraron el deshielo", explicaron desde Irrigación.


"Veníamos de caudales relativamente bajos", pero a finales de noviembre el río Mendoza comenzó a crecer. Las altas temperaturas y las nevadas sobre Cordillera de los Andes hicieron produjeron esto, a lo que se sumaron algunas tormentas.

"Se registraron caudales muy grandes, el dique Potrerillos alcanzó su máximo nivel por lo que debieron abrirse las compuertas. Una vez que se llena se abren las compuertas porque no se puede contener", señaló Sánchez. "La ola de calor produjo un crecimiento exponencial del caudal de los ríos, un caudal extraordinario", destacó el ingeniero y explicó que "en meses de invierno los caudales decrecen" y, precisamente, el trabajo es mantener el dique lo más lleno posible para cubrir el déficit primaveral.

Sin embargo, los indicadores de las estaciones nivométricas indican ese el potencial de deshielo están llegando a su fin, de acuerdo a lo informado por Irrigación a través de un comunicado. El calor ha impulsado los caudales hasta unos 150 kilómetros al norte de Mendoza al punto de rozar los límites con la provincia de San Juan y en el Este. El jueves 15, el agua llegó a 60 kilómetros del río Desaguadero, cuyo tramo medio es el límite entre Mendoza y San Luis. Pero las temperaturas pueden modificar este comportamiento del agua.-

El Andino. MIÉRCOLES 28FEB 2024