Revista Cauce

Fundación Chadileuvu

Cauce Año 2, N° 16

CAUCE. REVISTA ELECTRÓNICA DE LA FUCHAD
AÑO 2, N° 16

LA FUCHAD Y LA MEGAMINERÍA

La megaminería es otro ejemplo de lo mal que funcionan las cosas en nuestro planeta. El crecimiento poblacional descontrolado, la especulación y el desenfreno por generar cada vez más ganancias obligan a expoliar los recursos naturales. El medio ambiente y el futuro de nuestra especie serán los grandes perdidosos de una desmedida explotación.
En nuestro país se realizan grandes inversiones para explotar diferentes minerales; son proyectos de miles de millones de dólares. Se pulverizan montañas con potentes explosivos, se utilizan enormes caudales de agua dulce, se gasta una cantidad desmesurada de energía, se destruyen glaciares, se emplean muchas veces sustancias de gran toxicidad (el cianuro en el caso del oro) y dejan solo el 3% como regalía minera (retribución que reciben las provincias). Por supuesto también se genera empleo (no demasiado y que solo durará lo que dure el emprendimiento), pagarán impuestos y en algunos casos sufrirán retenciones por parte del gobierno central. También dejarán los residuos, los llamados diques de cola repletos de desechos minerales, cianuros y elementos químicos peligrosos como los metales pesados, todos componentes de alta toxicidad ambiental.


En el caso que mas conocemos los pampeanos, la mina de potasio a orillas del Colorado el pasivo ecológico será una meseta de al menos 200 hectáreas con 40 o 50 metros de altura de cloruro de sodio. Estos sobrantes de la actividad extractiva quedarán por los siglos de los siglos amenazando el ecosistema, agazapados hasta que algún accidente (que muchas veces suceden) los haga noticia. El daño que se genere en esos casos no los cubre ningún seguro, y menos que nadie la empresa que graciosamente embolsó su ganancia y que no responderá por los aspectos negativos de su actividad.
Los réditos de las empresas mineras deben ser fabulosos, basta pensar que en el caso de Potasio del Colorado la inversión es de unos 5000 millones de dólares: la mina en si, el ferrocarril, un puerto...
La minería del oro posiblemente sea una explotación mucho mas rentable, no en vano en algunas geografías las mineras financiaron guerras y dividieron países.
En Argentina los afortunados gobernadores de las provincias mineras son los principales gestores y abogados de estos emprendimientos. Las empresas se muestran generosas en donaciones y prebendas para poner a favor suyo a los políticos, los gremios y los pobladores. Como en general los yacimientos están en lugares alejados y despoblados, el trabajo de ablande y convencimiento no es demasiado excesivo para sus posibilidades económicas. En el citado caso del potasio construirán un  pequeño hospital, donarán algunos salones de usos múltiples y obsequiarán elementos a las escuelas. ¡Un verdadero mundo feliz en la inmensidad del desierto!
A veces a los pueblos no les importa el pasivo ambiental que quedará para un futuro incierto, solo les interesa lo que recibirán hoy. Esas poblaciones ilusas y engañadas se dejan ganar por  ?generosas? dádivas, modernos espejitos de colores.
Las compañías lo tiene muy claro y estudiado: poseen equipos de sociólogos, psicólogos y comunicadores sociales que trabajan en cada caso para hacer el ablande y convencimiento.   Han perfeccionado una verdadera ingeniería social para lubricar la posibilidad del negocio. ¡También por eso suponemos que debe haber mucho en juego!  
Pero a veces los pueblos resisten. La ejemplar lucha de Esquel de hace pocos años, y la actual movilización de los riojanos en contra del proyecto de Famatina constituyen hitos de movimientos populares con alta conciencia en defensa del ambiente y de una forma de vida.
En la Fundación Chadileuvú no estamos en contra de las explotaciones mineras, pero nos oponemos a la depredación ambiental de una minería irracional. Lo hacemos por convicciones que no pueden ser sospechadas de fundamentalismo ambiental, lo hacemos también por que apoyamos el derecho de los pueblos a defender su ambiente.
Somos concientes que muchas actividades productivas, si no son hechas con responsabilidad generan alteraciones ambientales. Por eso entendemos que en materia de explotación minera debe existir una política de estado, y que necesariamente debe ser nacional dado que excede lo meramente provincial. Dicha política debe asegurar en primer lugar que se realicen estudios que determinarán si dichos emprendimientos son necesarios y convenientes para la región y el país; luego debe exigir evaluar los futuros impactos ambientales, y finalmente crear mecanismos de control eficientes (hoy inexistentes) que vigilen celosamente las actividades.
Minería si, pero responsable y dentro de una planificación productiva nacional. No la actual situación de anarquía, rapiña y predación.


FAMATINA ES TAMBIÉN NUESTRA LUCHA

Las poblaciones aledañas al gran cerro Famatina están llevando una lucha contra el avasallamiento ambiental y social que generará el proyecto de explotación minera en dicho cerro. Para posibilitar este emprendimiento el gobernador riojano Beder Herrera ha firmado ya un convenio con la empresa canadiense  Osisko Mining Corporation.

La Fundación Chadileuvú considera que para comprender este tipo de acciones que se repiten en diferentes provincias a lo largo de la región cordillerana es necesario evocar la Ley de Minería sancionada durante la primera presidencia de Menem; dicha ley es lesiva para los intereses nacionales porque mediante un paupérrimo 3% que la compañía minera debe aportar a la provincia y el pago de retenciones al Estado Nacional, la explotación minera a cielo abierto deja un pasivo ambiental debido a la utilización de enormes volúmenes de agua, la contaminación con cianuro si se trata de la extracción de oro como es el caso de Famatina, y aún con modificaciones de la geografía regional al volar enormes porciones de la Cordillera y de la Precordillera. Es decir que a cambio de una mezquina rentabilidad actual, le estamos transfiriendo a las próximas generaciones un territorio devastado por la explotación.

El problema no se presentará únicamente a futuro: la contaminación del agua tanto superficial como subterránea y la disminución de los flujos de agua destinados a la irrigación en regiones que se caracterizan por su aridez atenta contra la producción agropecuaria regional y aún puede trasladarse a otras provincias no involucradas en el proyecto minero.

Es sobretodo para evitar el daño ambiental que los vecinos del Famatina han emprendido su lucha a la cual le brindamos toda nuestra solidaridad porque la lucha contra la minería a cielo abierto debe ser de todo el país.


ALBERTO DANIEL GOLBERG
SECRETARIO DE CONSEJO DE ADMINISTRACIÓN
FUCHAD


 Famatina y los nuevos espejitos de colores

Por Enrique Viale

La pueblada de Famatina está marcando un hito histórico en la defensa de los territorios en nuestro país y un punto de inflexión en el saqueo económico, devastación ambiental y degradación social, cultural e institucional que significa la figura extrema del extractivismo: la megaminería.

Se diferencia respecto de la minería tradicional fundamentalmente en su escala y en su modalidad de explotación, lo que la hace inherentemente contaminante, insostenible e imposible de controlar. Para extraer los minerales diseminados en grandes extensiones de territorio, esta actividad se realiza a cielo abierto con el uso de colosales cantidades de energía, explosivos, agua y sustancias extremadamente tóxicas para separar la roca del mineral. En nuestro libro 15 mitos y realidades de la minería transnacional, presentamos distintos datos, aportados por las propias empresas, que nos sirven para comprender su real magnitud. Así, por ejemplo, el emprendimiento minero Pascua Lama (San Juan) removerá rocas por 1.806 millones de toneladas en todo su proceso extractivo; La Alumbrera (Catamarca) tiene autorizado emplear más de 86 millones de litros de agua por día, mucho más que el consumo total de la provincia. En materia de explosivos, también los datos son espeluznantes: sólo en Pascua Lama se arrojará durante el proceso extractivo la friolera de 493.500 toneladas, casi la mitad de los lanzados en la Segunda Guerra Mundial. Por estos motivos es que la gran minería se apropia de los territorios donde se desarrolla compitiendo ?desproporcionamente? por los recursos con las actividades previamente establecidas. Así, las producciones agropecuarias de las zonas cordilleranas y precordilleranas son incompatibles con esta actividad.

Por su parte, el régimen jurídico aplicable a la minería cuenta con un tratamiento impositivo y financiero diferencial, con beneficios exclusivos para el sector como ninguna otra actividad. Ello permite que coexistan empresas inmensamente ricas y pueblos extremadamente pobres, como ocurre en la provincia de Catamarca. Lo mismo ocurre en la provincia estrella de la gran minería, San Juan ?tan elogiada por el gobernador riojano, Luis Beder Herrera?, que, a pesar de tener hace muchos años en funcionamiento algunos de los mayores emprendimientos mineros del país, la pobreza e indigencia (según datos del Indec) bajó en mucho menor proporción que en el resto del país, durante el último ciclo de crecimiento económico. En esta provincia, en concepto de regalías, la empresa Barrick Gold, por Veladero (la mina más grande de la provincia), aportó en el año 2009 sólo la suma de 38 millones de pesos, menos del 1% del total de ingresos totales provinciales.

Los nuevos espejitos de colores también son divulgados por el propio secretario de Minería de la Nación, Jorge Mayoral, quien ?en pleno debate parlamentario por la ley de glaciares? afirmó temerariamente que ?la minería ya genera 500 mil puestos de trabajo en el país?. Lo desmiente el propio Indec: en 2010 hubo 7.127 trabajadores registrados en explotación de minerales metalíferos, lo que equivale al 0,045% de la Población Económicamente Activa (PEA).

No existe en Latinoamérica ninguna región que haya logrado un desarrollo socioeconómico con la gran minería, a lo sumo puede generar ?crecimiento económico? (aumento del producto interno bruto), como sucede en el Perú minero, pero éste es volátil, con escaso ?derrame?, sin auténtico desarrollo para la población y una alarmante reprimarización de la economía. Paradójicamente, las transnacionales mineras tienen un método capitalista de obtener sus ganancias y un método comunista para socializar sus pasivos ambientales.

La historia lo demuestra, por donde pasa la gran minería sólo queda saqueo, territorios devastados y empresas aún más enriquecidas. De todo esto se está defendiendo el pueblo de Famatina.

Por estas razones es que el economista ecuatoriano Alberto Acosta ha acuñado la frase: ?La maldición de la abundancia?, para caracterizar el extractivismo extremo en nuestra región, a la cual históricamente se le ha reservado el rol de exportadora de naturaleza, sin considerar sus impactos desestructurantes sobre la población ni los efectos socioambientales. Aunque los gobiernos no lo adviertan, serán los pueblos ?como el de Famatina? los que no dejarán que se sigan escribiendo capítulos de Las venas abiertas de America Latina.

*Abogado ambientalista, miembro del Colectivo por la Igualdad y Voces de Alerta.


Mineras e hidroeléctricas amenazan el agua potable

Con 1.600 kilómetros de separación y dos realidades geográficas distintas, Santiago y Calama enfrentan hoy el mismo problema: les quieren quitar el agua.

Para continuar leyendo este artículo, haga click aquí


Empresa minera encontrada responsable de contaminación con cadmio en río del sur de China

Una empresa de minería ha sido hallada responsable de un caso de contaminación con cadmio que se registró en el río Longjiang, en la región autónoma de la etnia zhuang de Guangxi, en el suroeste de China, hecho que desató el pánico en los habitantes locales, quienes en cuestión de horas agotaron las existencias de agua embotellada.

Para continuar leyendo este artículo, haga click aquí


Si se comprueba que el proyecto minero Conga afecta ecosistema deberá rediseñarse o desestimarse

Así lo señaló el Presidente de la Sociedad Peruana de Derecho Ambiental (SPDA) Jorge Caillaux

Para continuar leyendo este artículo, haga click aquí


Una excursión hacia el origen del Atuel

El objetivo de la misión fue doble, por un lado conocer a fondo lo que significa la parte geográfica del Atuel y, por otro, tener mayor información sobre el contexto político y social que su manejo unilateral acarrea.

Para continuar leyendo este artículo, haga click aquí


Otro encuentro busca más ideas para la movilización por la recuperación del Atuel

Uno de los objetivos es ?generar conciencia sobre la problemática y sensibilizar a la población acerca de una injusticia que sólo ha provocado desertización y pobreza?.

Para continuar leyendo este artículo, haga click aquí


Descubren ríos en el hielo a 1.000 km del Polo Sur

Un equipo de científicos chilenos y brasileños descubrió ríos superficiales que se crearon por el aumento de la temperatura en un glaciar situado a unos mil kilómetros del Polo Sur.

Para continuar leyendo este artículo, haga click aquí


Científicos rusos llegan al misterioso lago Vostok

Un equipo de investigadores logró alcanzar el misterioso espejo de agua que se encuentra en la Antártida bajo una capa de hielo de cuatro kilómetros. Una labor que le llevó dos décadas de perforaraciones.

Para continuar leyendo este artículo, haga click aquí