Novedades

Fundación Chadileuvu
  • Inicio
  • Novedades
  • Mendoza hace a los Huarpes lo que nos hizo con el Atuel CORTAN AGUA CON TAPONES

Mendoza hace a los Huarpes lo que nos hizo con el Atuel CORTAN AGUA CON TAPONES

b_300_200_16777215_00_images_2021_corte-mendoza.jpgEl diario mendocino Los Andes publicó ayer la denuncia de una comunidad huarpe de Lavalle, en la provincia de Mendoza. La comunidad Juan Bautista Villegas reclamó por la falta de agua por el bloqueo del arroyo Tulumaya por parte de algunos privados. «Ante esto, interpusieron una acción de amparo para que el Departamento General de Irrigación tome cartas en el asunto y proceda a quitar los tapones particulares que, según afirman, son los que han desviado el líquido desde agosto del año pasado provocando, entre otros daños, la pérdida de sus animales», informó el matutino.

El artículo explica que, a través de su representante legal, los huarpes afirmaron que la acción viola un tratado que protege los humedales de esa zona ya que las Lagunas de Guanacache, donde desemboca este arroyo, fueron declaradas sitio Ramsar o humedal de importancia internacional.

«Interpusimos una acción de amparo contra Irrigación porque desde noviembre estamos solicitando que saquen los tapones particulares que desvían el agua. Creemos que quienes se la están llevando son propietarios de las fincas de los costados del arroyo Tulumaya, que tiene unos 6 kilómetros y es el que irriga los humedales de los que se sirven los integrantes de los pueblos huarpes. Y es uno de los dos sitios Ramsar de la provincia», explicó a Los Andes el abogado Fidel Bustelo.

El martes de la semana pasada hubo una audiencia de conciliación con el DGI, la cual fracasó. El jueves siguiente se emitió una medida precautoria que ordena a Irrigación quitar los tapones. «Cuando hemos llevado las pruebas nunca nos negaron que sea mentira. Han muerto animales por la falta de agua», señaló el letrado.                    

Maniobra delictiva».
Según una de las denuncias -realizada el 17 de febrero-, el arroyo Tulumaya de Lavalle fue «alterado en su curso normal del agua, desviándolo hacia emprendimientos particulares». «Esta maniobra delictiva se ha realizado mediante la construcción de un tapón o construcción dentro del arroyo Tulumaya para que el agua no siga su curso y en consecuencia desviándola para intereses particulares», aseguraron. «En el mismo documento se señala que las máquinas de Irrigación intentaron romper dicho tapón pero que particulares evitaron que esto sucediera», indicó Los Andes.

Bustelo dijo que, pese a que Irrigación se había comprometido a realizar los trabajos correspondientes, transcurrieron los meses de noviembre y diciembre de 2020 y enero y febrero de 2021, sin que la repartición estatal cumpliera con su obligación legal de evitar el desvío del arroyo.

«El 17 de febrero, según señalan los damnificados, llegó una contestación de Irrigación de parte del subdelegado de aguas de esa zona, en la que se manifestaba que se habían dispuesto las medidas necesarias para retirar el tapón de agua sobre el arroyo y para ‘restablecer las condiciones naturales para el normal escurrimiento de las aguas’ priorizando la maquinaria que, debido a las lluvias, no estaban disponibles para su uso por encontrarse en la cuenca del río Mendoza», informó el medio mendocino.

Agua sobrante.
Consultado por Los Andes, Marcelo Landini, subdelegado de Aguas de la Cuenca del río Mendoza comentó que trabajaron sobre el tapón y la limpieza del arroyo en la última semana de febrero. «Actualmente quedan dos obras civiles (tomas) que están en el medio del recorrido del arroyo y estamos averiguando, con una máquina al lado, a quién le pertenece esta obra y si hay permiso o derecho de riego vinculado a ellas», explicó el funcionario de Irrigación.

Aseguró que, en el caso de que no hubiera nada vinculado a estas obras civiles, harían las notificaciones pertinentes. «Es un cauce que normalmente no mantenemos porque es un arroyo natural adonde llega el canal Tulumaya. Generalmente lleva agua sobrante de riego, de tormenta o de componente aluvional, que luego las comunidades aborígenes usan para riego», detalló Ladini.

En caso de que haya que retirarlo, desde Irrigación señalaron que es un trabajo de dos horas pero que prefieren ser precavidos, por ahora, nutriéndose de antecedentes o de lo que legalmente corresponde. «Estamos solucionando el tema con las seguridades del caso», afirmó.                                                

Arroyo Butaló.
Ayer, el ex intendente de Puelches, Enrique Tomas, publicó en sus redes sociales el artículo del diario que se edita en la capital mendocina. «Parece que en Mendoza, esta vez en el norte, vuelve a ocurrir lo mismo que en la década del 30 del siglo pasado cuando desapareció el arroyo Butaló que ingresaba a La Pampa, mediante los llamados Tapones de Ugalde», escribió junto al texto periodístico que compartió.

El arroyo Butaló, como el Atuel o el arroyo de la Barda, era uno de los tantos brazos por los que el río Atuel ingresaba a nuestra provincia. Luego, las obras que Mendoza construyó en forma unilateral, cortaron el paso del agua, provocando la desertificación de una vasta zona del oeste pampeano.

La Arena   10/03/21