LA FUNDACIÓN CHADILEUVÚ Y LOS PROYECTOS MINEROS EN MENDOZA

logo.jpgAsistimos en estos momentos a la lucha de numerosos mendocinos en contra de que se modifique la ley provincial Nº 7722 que prohíbe la megaminería en el territorio provincial.

 Con la excusa de habilitar que grandes empresas multinacionales exploten diversos minerales metalíferos y generen trabajo, el Poder Ejecutivo y legisladores mendocinos de diversas bancadas quieren modificar una ley surgida de luchas populares. El tema es la defensa del agua tanto por el uso que pretenden las mineras como por la contaminación de los cauces.


La ley nº 7722 prohíbe la utilización de cianuro, mercurio y ácido sulfúrico, y obliga que la declaración de impacto ambiental de cada emprendimiento sea aprobada por el parlamento.

Fuerzas mendocinas intentan hoy modificar la ley en favor de grandes mineras pertenecientes  a poderosas compañías extranjeras.

Mas allá de los desencuentros por el tema de los ríos robados, la FUCHAD acompaña las movilizaciones de los pueblos para impedir la contaminación de las aguas.

Recordamos que el Atuel y el Desaguadero-Salado-Chadilevú-Curacó fueron ríos interprovinciales de los cuales Mendoza se apropió indebidamente.

Recordamos el inmenso daño ambiental tanto en el territorio mendocino como en La Pampa.

Recordamos el sufrimiento de los pobladores del oeste pampeano que tuvieron que exiliarse a otras geografías por la desaparición del agua en los cauces y la destrucción de lagunas y humedales que daban sustento a sus vidas.

Sabemos que los habitantes de Mendoza no son responsables de esos hechos gravísimos. Por eso acompañamos su lucha pero le pedimos que también se solidaricen con la nuestra de recuperar caudales para La Pampa que permitan enmendar nuestros dañados ecosistemas.