DIA DE LA LUCHA POR EL ATUEL PAMPEANO

DECLARACIÓN DE LA FUNDACIÓN CHADILEUVÚ A CINCO AÑOS DE LA FIRMA DEL CONVENIO MARCO DEL ATUEL

b_300_200_16777215_0_0_images_2018_8-agosto.jpgEl 8 de agosto/18 se cumplen cinco años de la firma del Convenio Marco sobre el río Atuel, cuyo objetivo fundamental pretendía poner fin al histórico contencioso entre nuestra Provincia y la de Mendoza por el corte de las aguas del mencionado río hace más de sesenta años.

La importancia política que revestían los signatarios del Convenio (el Ministro del Interior F. Randazzo, el Ministro de Planificación e Infraestructura J. De Vido, los gobernadores de La Pampa y Mendoza y la presencia de la Presidenta de la República Cristina Fernández de Kirchner) alentaban a pensar al gobierno provincial que finalmente se había llegado a la solución del largo diferendo, y que al menos una parte de las aguas del Atuel iba a correr de manera ininterrumpida por nuestro territorio.


Fue una ilusión vana, al menos para los pampeanos. En primer lugar porque durante el lapso que media entre la firma y la actualidad, Mendoza usó distintas estratagemas y argumentos para diferir constantemente su validación por parte de su legislatura, hecho que difirió totalmente de la actitud adoptada por la Cámara de Diputados pampeana que lo refrendó de manera casi inmediata.

La actitud mendocina llama profundamente la atención puesto que de un análisis detallado del Convenio Marco puede inferirse que este favorece netamente a esa provincia, hecho que fue señalado por la Fundación Chadileuvú de manera casi inmediata. Los puntos que consideramos desfavorables son los siguientes:

-Las obras a realizar sobre el cauce del río, concernientes al “futuro de la región” se ubican en Mendoza. Estas son: impermeabilización de la red primaria de riego en San Rafael, General Alvear y Carmensa, todas ellas cofinanciadas por Nación, Mendoza y La Pampa, mientras que la construcción del canal en territorio pampeano debe ser financiado exclusivamente por nuestra provincia.

-Se otorga a Mendoza un caudal de 0.5 m3/seg para el uso ganadero en el sur de la provincia cuyana que se obtendrían a partir de las obras a realizarse con el cofinanciamiento, cantidad nada despreciable si se tiene en cuenta que las expectativas pampeanas de concretarse todo lo estipulado en el Convenio, no pasa de un caudal de 5 m3/seg.

-Por medio de las obras a realizarse en el territorio mendocino, esta provincia aumentará el caudal de agua a utilizar y su calidad, mientras que para La Pampa sólo se acuerda mediante el inciso K un caudal permanente cuyo valor no es fijado y así como tampoco su calidad. Fuerza es aclarar de manera enfática que si bien el Convenio estipula que Mendoza debía proceder a dar cumplimiento a este inciso de manera inmediata, nunca lo cumplió.

Al margen del incumplimiento total del Convenio, existen políticos mendocinos que promueven una Ley Nacional que posibilite la realización de las obras vinculadas al proyecto Portezuelo del Viento cuya efectivización está relacionada con la concreción del Convenio Marco, y sin atenerse a lo que estipula el Tratado del río Colorado. Cometen el grave error jurídico de pretender modificar con una ley un tratado interprovincial ratificado por leyes provinciales y una ley nacional ignorando el precepto constitucional de la jerarquía de las normas jurídicas.

Por las razones señaladas precedentemente la Fundación Chadileuvú se dirige al poder Ejecutivo y al Legislativo de la Provincia de La Pampa para solicitarle la denuncia del Convenio Marco, la puesta en conocimiento a la Corte Suprema de Justicia de la Nación de la actitud contumaz de Mendoza y el inicio a la mayor brevedad posible de un nuevo recurso ante dicha Corte para poner un coto definitivo al muy extenso y grave diferendo.

Santa Rosa, La Pampa. 08-Agosto de 2013-2018