Revista Cauce

Fundación Chadileuvu

Cauce Año 3, N° 44

CAUCE. REVISTA ELECTRÓNICA DE LA FUCHAD
AÑO 3, N° 44
EDITORIAL

Como es de público conocimiento la Fundación Chadileuvú siempre se ha interesado por las corrientes hídricas que surcan nuestro territorio, al igual que el aprovechamiento y consecuencias que surgen de las mismas. Por eso creemos que resulta necesario dar a conocer esta interesante transcripción de la charla que mantuvimos con el agrimensor Edgar Morisoli acerca de la problemática referida al río Colorado. Si bien somos conscientes de lo extenso de la nota, es necesario presentarla en una sola edición debido a que la fragmentación de la misma haría perder el sentido que posee.

TRANSCRIPCIÓN DEL DIALOGO MANTENIDO CON EL AGRIMENSOR EDGAR MORISOLI EN LA SEDE DE LA FUCHAD EL DIA 18 / 12 / 2014 SOBRE LA PROBLEMÁTICA ACTUAL DEL RÍO COLORADO.

“En cuanto a los manejos políticos ya se han “hecho carne” valores, números, cifras, que no son tales, o que en todo caso son el resultado de la aplicación de ecuaciones sobre valores que van cambiando con el tiempo. Quienes sigan el tema del Colorado prolijamente, habrán visto hace unos meses atrás una información proveniente de un ex técnico del Dpto. de 2 Irrigación de Mendoza, en donde se decía que si se aborda el tema trasvase, ya no se puede hablar de los valores que se hablaban anteriormente, porque ya el río Grande, no es el Grande del que se habló en aquel momento del acuerdo”.

“Efectivamente, los 7 años de caudales magros plantean una serie de problemas: primero un interrogante sobre su naturaleza: ¿Estamos frente a un fenómeno cíclico, cuál es la recurrencia y cuál es la duración? De esto no hay respuesta posible, porque los registros escasamente llegan a un siglo; tampoco llegan a un siglo los registros hidrométricos del Colorado. La disminución actual de los caudales es atribuida al calentamiento global. Lo cierto es, como decía este técnico mendocino, que si introducimos en los registros estos últimos 7 años, el módulo del Grande deviene muy por debajo de lo que se manejaba. A esto se le suma, como se puede ver por internet, el resultado del inventario de glaciares que es realmente alarmante. Los glaciares Corto y Humo que antes se juntaban formando una sola lengua ya no se juntan y prácticamente han desaparecido. En el caso de los glaciares que alimentan al río Grande, el Ianigla tiene en ejecución la tarea de evaluación la cual terminará durante el verano. Este año, si la cosa no ha sido peor en cuanto a la hidrometría fue por el Río Chico, puede verse en la información de la Dirección de Irrigación de Mendoza sobre los caudales diferenciados, que evidentemente el que salvó la cosa de ser peor ha sido el Río Chico.

Volviendo al tema de los glaciares, el cual al menos en la cuenca del Atuel es alarmante, entonces, viendo en la información de Mendoza los números que se manejan (los cuales tienen consonancia política) ya no tienen sustento, porque cuando se habló de los famosos 24m3+10 del Valenzuela, este río tenía realizados solo tres aforos, lo que hacía que esa cifra estuviese totalmente “pegada con alfileres”, y nos hace preguntar ¿sacar 10 m3 de cuánto? Porque es real que tres aforos no dicen absolutamente nada. Por consiguiente ese manejo de números debe ser declarado en revisión. Es cierto que el tratado tiene sus cláusulas para el manejo de estas situaciones pero son de difícil aplicación ya que se basan en un sistema de prioridades, correctísimo pero casi inaplicable. Estas 3 prioridades apuntan a los cultivos. En caso de crisis o magras permanentes, se establece que tendrán prioridad los cultivos permanentes, en segundo lugar los llamados “semipermanentes” y en última instancia están los anuales, porque un cultivo anual, se hace o no se hace; pero al ser los cultivos anuales la mayor superficie regada de toda la cuenca, en la provincia de Buenos Aires, perteneciente a Corfo-Río Colorado, este criterio no es fácil, políticamente hablando, de aplicar.

Esta situación podría ser paliada con la construcción del canal del Río Negro al Colorado; para ello la provincia de Río Negro debería derogar una ley provincial, que se apoya en un artículo de la Constitución de dicha provincia. Este artículo atribuye a los gobernadores militares, el carácter de interventores federales, en cuyo caso, la Constitución establece que no podrán tomar medidas que afecten el patrimonio público. Apoyados en este artículo fue que rechazaron una parte del Acuerdo del Colorado. Este tema, continúa pendiente; se ha tratado incluso en nuestra legislatura. Se encuentran también actitudes sorprendentes, como la indiferencia de la provincia de Buenos Aires. La cual sería la principal beneficiaria de éste canal, cuantitativa y cualitativamente, remarcando lo segundo ya que ellos, por su ubicación geográfica, siempre van a regar con la peor agua, porque son los últimos regantes de toda la cuenca.

El programa del Río Colorado está basado en el reuso, ya que sin este reuso, la superficie a regar sería muchísimo menor. De acuerdo al trabajo de la Dra. Dora Godznivasky del Instituto Nacional de Hidráulica, en las zonas estabilizadas, donde ya ha terminado la disolución de la carga salina inicial (propia de suelos desérticos) que podría ser, por ejemplo, El Sauzal porque es una zona de riego de larga data; el retorno es del 50% y con un muy leve incremento de salinidad. De modo que el retorno es una cosa muy importante en la cuenca del Colorado (para regar El Sauzal, se sacan 4m3/s y se devuelven 2). En estas condiciones Buenos Aires siempre va a regar con la peor agua, de modo que recibir agua mucho mejor desde el Negro significaría un gran beneficio para esa provincia, y por eso decimos que resulta inexplicable ver como no los moviliza.

Refiriéndonos a la producción de La Pampa, en cuanto al aprovechamiento de las aguas del Río Colorado, ha habido un cambio en las políticas de 4 riego. Hubo una etapa cuyo marco era la Constitución de 1958, la cual fue una constitución dictada por un Congreso en el que había solo dos bloques: Radicalismo Intransigente y Radicalismo del Pueblo. Esa Constitución establecía con exclusividad que las tierras debían ser entregadas a trabajadores rurales o hijos de trabajadores rurales sin otro patrimonio.

Ese fue el marco en el que se trabajó, por ejemplo, en la Comisión Técnica del Río Colorado hasta el golpe contra el Presidente Frondizi en 1962. A partir de allí los interventores trataron de hacer una interpretación casuística de ese artículo de la Constitución con ayuda de algunos abogados, sobre qué se entendía por tierras fiscales. Después de un tejido prolijísimo y totalmente artificial inventaron que sólo se entendía por tierras fiscales aquellas que nunca salieron del poder originario del Estado. En cambio, las que fueron expropiadas aunque estuviesen inscriptas en el registro de la propiedad a nombre del Estado Provincial eran de la provincia de La Pampa, pero no podían considerarse como fiscales. Con ese subterfugio, se trató de reorientar la cosa de otra manera y se empezaron a entregar en la sección primera parcelas de magnitudes importantes a algunas empresas como por ejemplo Bagley la que motivada por otros intereses, básicamente crediticios, tomó las tierras y no hizo nada.

Ahora bien, el Estado invirtió en la colonización, hasta el primer gobierno del Dr. Marín o sea hasta la gestión de Ramón Campagno en el Ente: se construyó el galpón de empaque, el frigorífico, la sala de atmósfera controlada para la fruta y se dio un impulso importante, pero ya sobre el fin de esa gestión y al empezar la gestión siguiente, entre el 87 y 90, las inversiones del Estado empezaron a desaparecer hasta la reforma constitucional de 1994. Entonces sí se introdujo, sin suprimir la cláusula constitucional que permitía la colonización social de la tierra, la posibilidad de la asignación de superficies fuera de lo que dicha cláusula permitía; ahí empezó la etapa actual donde el Estado ha dejado de invertir en el Colorado, a la espera de que los capitales privados hagan todo.

Por otra parte hay conductas muy distintas de empresas, existen aquellas cuyos capitales se originaron en servicios petroleros las cuales decidieron 5 invertir en agricultura. Así la inversión se ha volcado a la agricultura bajo riego, con el acento puesto en el cultivo de forrajeras y todo su procesamiento. Algunas de ellas han localizado un nicho comercial como Zilles en Brasil, entonces producen sus famosos cubitos de alfalfa sin palo y lo que produce lo vende en su totalidad. El otro mercado un poco más aleatorio puede ser la producción de forrajes para La Pampa el cual dependerá de que llueva o no llueva en las zonas ganderas. También están los que vinieron a buscar tierras para el cultivo de la cebolla porque el año pasado en la zona cebollera de Pedro Luro no hubo agua suficiente Es el Estado el que tiene la obligación de controlar todo esto pero acá, el Estado se ha desentendido de la inversión importante, desechándose la colonización y optando por la otra alternativa que le dio la reforma constitucional, dejando la inversión de lado a la espera de inversiones privadas.

En cuanto a salinidad en las aguas del Colorado, en el año 1970 el gobierno de facto, creó la Secretaría de Recursos Hídricos de la Nación y nombró al Dr. Guillermo Cano, abogado especialista en temas hídricos, proveniente de la provincia de Mendoza, como primer secretario. En oportunidad de la Va reunión de gobernadores del Río Colorado, el Dr. Cano resuelve contratar con el Instituto Tecnológico de Massachusetts (M.I.T. en ingles) la realización de un proyecto sobre la gestión integral de la cuenca del Colorado. Esto lo maneja enteramente la Secretaría, con total ausencia de participación de las provincias las cuales recién intervienen en 1973 cuando vuelve el orden constitucional, pidiendo conocer en qué “andaba el estudio”. Aunque parezca increíble, la Secretaría se resiste a dar participación a las provincias arguyendo que era un contrato en donde la Secretaría era el comitente y el M.I.T. el contratista no existiendo más protagonistas, pareciera que el río pertenecía a la Secretaría.

Luego hubo una presión política importante, y se consiguió que se admitiera la presencia provincial, pero en carácter consultivo. Lo primero que se pidió fue conocer el estudio, entonces los representantes nos enteramos que, antes de irse el Dr. Cano, había dado un visto bueno en primera instancia al trabajo. De todos modos fue analizado por los 6 representantes y para sorpresa de todos, el tema de salinidad, estaba ausente. El primero en quejarse del tema fue Norberto Kugler, presidente de CORFO, quien era consciente que eran los últimos que regaban. Después de mucho esfuerzo se consiguió que la secretaría delegara un geólogo, el Dr. César Vilella, quien hizo una campaña de determinación de la salinidad hasta las nacientes del Grande y el Barrancas, pero cualquiera entiende que con una campaña no alcanza, se consiguió, con intervención de los gobernadores, que Vilella hiciera una segunda campaña la que se realizó con el acompañamiento de técnicos provinciales. Con esas dos campañas se analizó el tema salinidad en la cuenca. Esto fue tan insuficiente que provocó la réplica desde CORFO quienes exigieron la carga salina del cultivo más exigente, que era la frutilla. Lo cual era lógico ya que con dos campañas de salinidad nada podía ser tomado muy seriamente. Así se llegó a los tres valores de mmhos/cm. que está en el acuerdo, siendo el tema de la salinidad uno de los aspectos más endebles del programa, por la base técnica que lo sustenta.

Por todo lo ante dicho, se debería impulsar el desarrollo de actividades en el Colorado, con un fuerte protagonismo estatal, impulsando todos los sistemas de colonización que permite la Constitución actual, no jugar “un único naipe” a las grandes empresas, como se está haciendo ahora, lo cual es muy peligroso y está demostrado con lo sucedido en la sección primera con las fracciones otorgadas a Bagley, Alpataco, etc. que quedaron totalmente abandonadas; se sabe que Bagley hizo su negocio con el crédito del IFONA, el cuál era su intención original.

Volviendo al proceso del cambio climático global, con la elevación de la isoterma de 0°, se puede ver en el inventario de glaciares del Atuel como ha retrocedido el límite de las nieves eternas. En la cuenca del Atuel, se habla de 500 mts, otros dicen que supera los 1000 mts. Esto es realmente alarmante, y en las deliberaciones de Lima del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente, realizadas a principios de diciembre, 2014, no se han tomado medidas sustanciales para frenar este tipo de situaciones, fue solo una reunión para cumplir con el protocolo.

En lo que respecta al Río Barrancas, éste tiene un inventario realizado por Agua y Energía, hasta aquí no es más que un inventario, recorre toda la cuenca, desde las lagunas Negra y Fea; se han identificado posibles lugares de embalse, también afluentes y hay algo sobre estabilidad de laderas porque no debe olvidarse que en la margen derecha, no muy lejos del Barrancas hay un centro volcánico que no está del todo muerto, que es el Domuyo. Y aunque no se trate de erupciones, sale agua caliente por todos lados y esto puede tener consecuencias sobre la estabilidad de laderas de la margen derecha. No sería difícil que el deslizamiento de ladera que originó la formación de Carrilauquen tenga que ver con el centro volcánico del Domuyo. En el inventario se señalan dos lugares que son puerta del Domúyo y el propio Carrilauquen. Podríamos decir, como conclusión de los estudios del Barrancas que aún falta el dato fundamental de la concentración salina. Hay algunos afluentes de escaso caudal como puede ser el Chadileo, que son altamente salinos. También debe conocerse cual es su caudal medio, el módulo, el inventario de glaciares. Los aforos que existen están a cargo de COIRCO, se realizan por telemedición, y estos aforos indican una gran variabilidad de caudales. Desde que prácticamente desapareció el centro poblado de Barrancas, el centro regional ha pasado a ser Buta Ranquil. Pero indudablemente hace falta mucho más que una escala sobre el Barrancas, hace falta, fundamentalmente una estación de aforos y de registro de salinidad.

7 En cuanto a la “invasión” del petróleo, hay un proyecto archivado en la Legislatura de nuestra provincia, lo presentó la legisladora Delia Braun, el mencionado proyecto proponía que el Ente desafectara de la superficies que están en su jurisdicción las tierras que no van a integrar áreas propiamente de riego. Ese proyecto nunca se trató, el Ente se resiste entre otras cosas porque esas superficies importantes y que están fuera de las áreas de riego cobran regalías petroleras y si fueran desafectadas, no podría cobrar dichas regalías. Por ejemplo, todas las tierras que están desde el “Cruce del Desierto”, hasta el límite con Mendoza, no pertenecen a ningún proyecto de riego del Ente, entonces ¿Por qué darle jurisdicción? Es totalmente inexplicable.

8 Actualmente la explotación petrolera ha invadido territorios que estaban previstos para ser regados y ese es un mal de todo el país. En nuestra provincia, el proyecto previsto para el proyecto de Tapera de Avendaño (que puede ser muy discutido) ya está repleto de pozos petroleros y la provincia debió haber sido muy cuidadosa en la regulación del tema y no lo fue. Tenemos ejemplos claros de conflictos suscitados por falta de intervención del Estado provincial como sucede en Río Negro en las localidades de Fernández Oro y Allén donde se está perforando entre los frutales,

¿Las futuras tierras a regar de lo que sería el Valle de Prado y Bajo de los Baguales son privadas? Estas tierras no son enteramente privadas, porque la provincia expropió una hijuela de aproximadamente 600 ha de las cuales deben pertenecer al Valle la mitad donde el Ente tuvo chacras en las que se producía alfalfa y se plantaron algunos frutales y es donde hoy Pilotti tiene su criadero de cerdos en tierras cedidas por él Ente. Ahora bien, para lograr un buen aprovechamiento del Valle de Prado y Bajo de los Baguales, hay que repetir (y mejorar) la experiencia de Grazide en Duval, con mejores suelos, mejor clima y las posibilidades que brindan las rutas 22 y 4 que son excelentes vías de comunicación cruzadas por la vía del ferrocarril.

Nota: La transcripción original respondía a un diálogo que fue obviado para dar mayor coherencia al artículo.

LUCHA POR LOS RÍOS PAMPEANOS

Lucha por el río Atuel: a 3 años de un corte histórico A tres años del primer corte de ruta en Santa Isabel, diferentes sectores y organizaciones recordaron ese acontecimiento con un encuentro en ATE…Para continuar la lectura haga click aquí Jorge, al inaugurar las sesiones, pidió un fuerte control de Portezuelo

El gobernador Oscar Mario Jorge dijo en la tarde este domingo, al inaugurar un nuevo período ordinario de sesiones de la Cámara de Diputados, que no se opone a la obra hidroeléctrica de Mendoza de Portezuelo del Viento, pero que deberá tener un fuerte control…
Para continuar la lectura haga click aquí.

Mendoza corta el Atuel para embalsar agua
Mientras La Pampa reclama judicialmente, Mendoza sigue manejando a su antojo el río Atuel. El Departamento General de Irrigación anunció que el 18 de marzo hará un corte definitivo para embalsar agua para la primavera. Solamente soltará para Semana Santa, por un pedido de los operadores turísticos…
Para continuar la lectura haga click aquí

TEMAS DE ACTUALIDAD
La pobreza y el cambio climático: ¿Cómo se puede salir del círculo?
Las fotos de cultivos que se marchitan en los campos por falta de lluvias o de casas destruidas por una tormenta solo permiten entrever el daño que el cambio climático puede provocar a los pobres en el mundo…
Para continuar la lectura haga click aquí

Mil “atrapanieblas” para dar agua en el desierto de Perú

Son unas redes que recogen el agua de la neblina, la canaliza hacia reservorios y sirve para el consumo humano y riego agrícola…
Para continuar la lectura haga click aquí

La FAO dice que la agricultura debe cambiar modelo
El modelo de producción agrícola que predomina hoy en día no es adecuado para los nuevos retos de la seguridad alimentaria del siglo XXI, aseguró el director general de la FAO, José Graziano da Silva…
Para continuar la lectura haga click aquí

Fukushima detecta otra fuga de agua radiactiva al mar desde abril pasado operadora de la accidentada central nuclear de Fukushima detectó una nueva fuga de agua radiactiva a través del desagüe de uno de los reactores que habría causado vertidos al mar desde el pasado mes de abril, según un comunicado difundido hoy por los medios japoneses…
Para continuar la lectura haga click aquí