Novedades

Fundación Chadileuvu
  • Inicio
  • Novedades
  • Conflicto por el río Atuel: Hay una salida más sencilla y natural

Conflicto por el río Atuel: Hay una salida más sencilla y natural

b_300_200_16777215_00_images_2018_diamante2.jpgEl ya centenario conflicto que mantiene nuestra provincia con Mendoza por las aguas del Atuel ha tenido un sesgo posiblemente inesperado para los negociadores cuyanos: el pedido de restitución al Atuel de los caudales del río Diamante que antaño le fueran propios.

No es demasiado sabido que hasta comienzos del siglo XIX el Diamante fue afluente del Atuel. Por ese tiempo, según las crónicas, un funcionario colonial impulsó obras hidráulicas para desviar ese río al oeste, posiblemente hacia una antigua cañada o paleocauce del sistema del Desaguadero al que tributaba el Atuel en territorio pampeano. De esa manera acortaba en un centenar de kilómetros la travesía desértica que atravesaba el camino que venía de San Luis, utilizado para tránsito habitual y arreos. Fue una medida premonitoria si se quiere, de los posteriores desvíos que realizara la provincia cuyana de los caudales del Atuel que fertilizaban el noroeste pampeano.


Aquel hecho tuvo una consecuencia física, no muy tenida en cuenta en los estudios al respecto: privó al Atuel de prácticamente la mitad de su caudal, ya que el Diamante posee uno similar al de su otrora efluente. Por cierto que, según indican las crónicas y estadísticas, el Diamante intentó volver a su antiguo curso en algunas oportunidades pero la cada vez más intensa acción humana en su entorno frustró ese retorno a la naturaleza. Aquel procedimiento puede decirse que fue el inicio de los grandes cambios antrópicos que modificaron la mayor de las cuencas desarrolladas dentro de los límites del país.
 
El novedoso reclamo apunta en dos direcciones: por un lado “se ha propuesto una obra mucho más sencilla de realizar, y que sí se halla dentro de la cuenca del Atuel”, tal como expresara uno de los negociadores pampeanos; y por otro opera como un argumento nada despreciable -de índole técnico-jurídica- para las acciones que iniciará La Pampa en el Desaguadero en cuanto a la creación de un comité de cuenca. Puestos a establecer razones al desarrollo dentro del área la propuesta obraría como una suerte de reparación histórica, un concepto que siempre esquivan las provincias arribeñas.

La acción tiene relevancia y seguro constituyó una demanda inesperada para una provincia que siempre rechazó de plano cualquier injerencia en sus recursos hídricos, que consideraba exclusivos. En esa perspectiva la propuesta pampeana no deja de tener una buena dosis de originalidad y audacia. Conlleva también que La Pampa no ofrezca resquicio técnico, político ni jurídico alguno a la -desde ya- posible negativa mendocina. El todo se inscribe en la afirmación gubernamental de que “la solución a la problemática del Atuel debe ser alcanzada con agua del Atuel”.

No deja de ser curioso cómo el empecinamiento mendocino en negar el Atuel a La Pampa a lo largo de un siglo ha tenido por resultado una situación por demás incómoda para la provincia arribeña, si bien es cierto que no está todo dicho. Un razonable reconocimiento de los derechos pampeanos -que pudo darse en diversas oportunidades- hubiera evitado todas las tramitaciones técnicas, burocráticas y judiciales, resultantes de la obcecación de las “fuerzas vivas” mendocinas al pretender negar a la naturaleza misma.-

Fte.: La Arena      12/4/18

Create a Joomla website with Joomla Templates. These Joomla Themes are reviewed and tested for optimal performance. High Quality, Premium Joomla Templates for Your Site