Justicia por el Atuel

Fundación Chadileuvu
  • Inicio
  • Justicia por el Atuel
  • Actualidad
  • A un año de firmado… el acuerdo está muerto

A un año de firmado… el acuerdo está muerto

RECLAMO DE LA FUNDACIÓN CHADILEUVÚ POR EL CONVENIO DEL ATUEL

“La Pampa debería emplazar a Mendoza”

Se cumple un año de la firma del convenio entre Mendoza, La Pampa y Nación por el río Atuel. Transcurrido ese tiempo los mendocinos no enviaron aún el acuerdo a su Legislatura para que preste acuerdo.

Mendoza sigue negándose a compartir los recursos hídricos interprovinciales, y en ese proceder se enmarca la dilación de aquella provincia para darle ratificación parlamentaria al convenio firmado  hace ya un año con La Pampa y que fuera avalado por Nación. La aplicación estricta del convenio marco firmado el 7 de agosto/2008 implicaba que el río volviera a ingresar a territorio pampeano, y la cláusula 10° establece en su inciso K que ni bien firmado debería garantizarse "un “mínimo de escorrentía permanente sobre el Atuel en el límite interprovincial”. Este es precisamente uno de los puntos que más rechazo generaba en la provincia de Mendoza.

Ante un nuevo incumplimiento mendocino, la Fundación Chadileuvú y la Asociación Alihuén señalan que creen necesario exponer “a la sociedad pampeana la verdad lacerante de que se deberá replantear la política provincial en el tema Atuel. Es virtualmente imposible llegar a acuerdos con quien no quiere hacerlos, y si algo está probado hasta el hartazgo es que Mendoza sigue y seguirá con su política de hechos consumados que determina negarse a compartir los recursos hídricos interprovinciales”.

Denunciar el acuerdo. La Fuchad y Alihuén afirman en un documento que “sólo acciones diferentes al Acuerdo podrán lograr resultados. Estratégicamente La Pampa debería emplazar a Mendoza a que en un plazo perentorio apruebe el acuerdo so pena de denunciar el mismo”, y sostiene que “el gobierno provincial debería iniciar posteriormente una acción ante la Corte Suprema de Justicia por la rebeldía de Mendoza a llegar a una solución e incumplir el fallo que expresa que las dos provincias deben llegar a convenios sobre un uso razonable y consensuado de los recursos”.
Las ONG revelan ahora que al momento de cumplirse casi un año de la firma del acuerdo tripartito, en tanto la ratificación parlamentaria La Pampa la produjo en cuestión de días, en la provincia cuyana el gobernador Celso Jaque ni siquiera lo elevó a la Legislatura. Sólo lo envió para su estudio al Departamento de Irrigación.

Deducen que en consecuencia “podemos decir que el acuerdo está muerto, o si preferimos ser indulgentes, podemos decir que entró en una vía muerta sin posibilidad de reencauzarse por mucho tiempo. Si algo podemos decir de la actitud mendocina es que es coherente en la defensa de lo que consideran su exclusivo patrimonio hídrico. Podrán cambiar gobiernos pero la política de estado es siempre la misma: defender a rajatabla los recursos hídricos que consideran son de su exclusiva propiedad”.

Recordaron la Fuchad y Alihuén que los mendocinos “negaron la interprovincialidad del Atuel hasta que el fallo de la CSJ dictaminó lo que la geografía y la historia evidenciaban desde siempre. Ganamos el histórico juicio del Atuel y también lo perdimos, el río es interprovincial pero el agua en los hechos no es compartida. ¿Acaso el río  sólo es un cauce seco en nuestra provincia?”, se preguntaron.

Los términos. El convenio se extiende en 12 cláusulas y su objeto principal, según puede leerse en la introducción, es impulsar el “progreso socio-económico regional” merced a una “gestión armónica del recurso hídrico”, en este caso el río Atuel. Esa gestión se concretará con “obras de infraestructura y acciones no estructurales” en ambas jurisdicciones ya que las dos provincias coinciden en “una visión de conjunto del futuro de la región”.

Una de las cláusulas medulares del acuerdo es la cuarta, donde se detallan las obras de infraestructura a realizar. Ellas son: a) impermeabilización de la red primaria de riego del río Atuel en las áreas de San Rafael, General Alvear y Carmensa; el financiamiento saldrá de Nación, Mendoza y La Pampa. b) Construcción del canal impermeabilizado Carmensa (Mza)-La Puntilla (LP); financiamiento entre Nación y La Pampa- c) Obra de recrecimiento definitivo del canal marginal del Atuel, tramo IV, para poder transportar el mayor caudal que estará destinado a La Pampa; financiamiento entre Nación y La Pampa. d) Instalación de una red de freatímetros y de medición de caudales; financiamiento compartido entre Nación, Mendoza y La Pampa. La ubicación de estas estaciones de medición será acordada entre Mendoza y La Pampa y la red estará operada por la Unidad de Coordinación Técnica del río Atuel.

Aprender. La Chadileuvú y Alihuén finalizan diciendo que “debemos aprender de nuestras desgracias en materia hídrica, no nos debe pasar lo mismo en los otros ríos compartidos. Nosotros deberíamos aplicar la misma defensa cerrada que emplean los mendocinos.    Así apuntan que el Colorado “es nuestro principal río, el que nos da las mayores posibilidades de desarrollo para riego, no dejemos que también Mendoza nos lo robe o deteriore. Uno de nuestros más preclaros y recordados dirigentes, el Ingeniero Héctor Torroba, muchas veces nos decía “cuidado, no perdamos el Colorado por defender solamente el Atuel”. Para la Fuchad y Alihuén el camino es claro: la actitud mendocina nos lleva al camino de la confrontación judicial.

“ENCARNIZADOS ENEMIGOS”

La Fundación Chadileuvú y la Asociación Alihuén, en su documento revelan que “uno delos más encarnizados enemigos de La Pampa el Dr. Mathus Escorihuela expresa claramente el pensamiento mayoritario mendocino”. El profesional cuyano señala que “si como consecuencia de las obras previstas en el convenio hubiera excedente de agua, son propiedad de Mendoza y no tienen por qué compartirse en partes iguales con La Pampa”. Y agregan que “La Pampa no tiene el más mínimo derecho sobre estos eventuales e hipotéticos sobrantes “, que “la sentencia de la Corte Suprema de Justicia excluye taxativamente a La Pampa del manejo del río Atuel”, y que “la provincia de Mendoza no puede convenir ningún uso futuro con La Pampa hasta que Mendoza riegue 75.761 hectáreas”.

Escorihuela razona que “cuando la Corte dice que el río es interprovincial no quiere decir que haya un condominio sobre el río. No quiero decir que exista copropiedad sobre el río Atuel”. Afirman que “estas citas expresan categóricamente el pensamiento mendocino, y por esa razón volvemos a expresar que el convenio está muerto. Los mendocinos no lo aprobarán, y cuando no tengan excusas utilizarán la dilación y la mentira. Si algo sabemos los pampeanos de la actitud mendocina es que en el tema del Atuel solamente van a aflojar en la medida que se los presione a través de recursos judiciales”. Finalmente sostienen que “una prueba palmaria de su actitud es que Mendoza ya viene incumpliendo el compromiso que establece la cláusula 10 inciso K que afirma  “que a partir de la fecha de suscripción del acuerdo se tomen recaudos para asegurar un mínimo de escorrentía permanente sobre el río Atuel en el límite interprovincial hasta la concreción y puesta en marcha de las obras previstas en la cláusulas cuarta y sexta”.

Fte.: LA ARENA, 5 de agosto de 2009

Create a Joomla website with Joomla Templates. These Joomla Themes are reviewed and tested for optimal performance. High Quality, Premium Joomla Templates for Your Site